Obama designa a los títeres de Blair y Soros, Susan Rice y Samantha Power a cargos en la Agencia de Seguridad y en el ONU

6 de junio de 2013

6 de junio de 2013 — Poniendo de manifiesto de nuevo su incapacidad mental para servir como Presidente de Estados Unidos, Barack Obama hizo el anuncio largamente esperado el miércoles 5, del nombramiento de Susan Rice para reemplazar a Tom Donilon como Asesor de Seguridad Nacional y designando a Samantha Power para que reemplace a Rice como Embajadora de Estados Unidos en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El nombramiento y designación de Rice y Power representa una amenaza probada a la seguridad nacional de Estados Unidos de América y a la paz mundial, ya que ambas tienen un largo historial de promotoras de la política anunciada por Tony Blair en Chicago el 24 de abril de 1999 y promovida por George Soros en un artículo en la revista Foreign Policy de enero del 2004, en el sentido de que hay que acabar con el principio de soberanía nacional por ser anacrónico. Este principio fue desarrollado por primera vez por Nicolás de Cusa en 1433, e institucionalizado en el Tratado de Westfalia en 1648, y el cual es la piedra angular de la Constitución de EU y de la Carta de la ONU.

En lugar del principio de soberanía nacional, Blair y Soros promueven una política de dizque 'intervención humanitaria" o de "responsabilidad de proteger" (R2P). Esta política sostiene que los gobiernos extranjeros tienen el derecho de interferir en las relaciones de otras naciones soberanas bajo el disfraz de proteger a las poblaciones de esas naciones de sus propios gobiernos.

Esta política, que se supone está motivada por el empeño de evitar el genocidio y otras atrocidades, le da una cubierta "humanitaria" para ejercer la política de cambio de régimen y de guerras perpetuas que en última instancia forman parte de la política real de genocidio de las familias reales británico-holandesas, quienes están empeñadas en reducir la población mundial del nivel actual de más de 7 mil millones a mil millones o menos.

Tanto Susan Rice como Samantha Power durante todas sus respectivas carreras han sido agentes de esta política.

Incluso antes de que Rice le mintiera al pueblo estadounidense y al mundo en relación a los acontecimientos en Bengasi el 11 de septiembre de 2012, Susan Rice ya había sido una promotora entusiasta del imperio. En 1990, recibió su PhD en Relaciones Internacionales del New College en Oxford; ese año recibió el premio Walter Frewen Lord de la Royal Commonwealth; en 1992 fue la beneficiaria del primer reconocimiento anual dado por el Instituto Real de Asuntos Internacionales y la Asociación Británica de Estudios Internacionales; en 1999 cuando recibió el galardón de Bram Fischer Memorial Lecturer de la Casa Rhodes, dijo: "Para mi es como regresar a casa porque buena parte de lo que sé sobre África lo descubrí en estas paredes, refinadas en esta gran universidad, con el apoyo generoso del Patronato Rhodes".

No es accidental que en sus diversos puestos en el gobierno de Clinton, entre ellos asistente especial del Presidente y subdirectora de Asuntos Africanos (1995-97) y después como subsecretaria para Asuntos Africanos del Departamento de Estado (1997-2001) se asegurara de que la política de EU le sirviera a los intereses genocidas británicos en África.

También, por cinco años, desde 1996 hasta semanas antes del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, ella rechazó repetidamente los esfuerzos del gobierno de Sudán de compartir con los servicios de inteligencia de EU sus propios archivos de inteligencia sobre Osama bin Laden y al-Qaeda.

Samantha Power, quien fue postulada para reemplazar a Rice en la ONU tiene una larga carrera de defensora de la doctrina R2P de Blair y Soros. En enero de 2009, se publicó un libro "Responsabilidad para proteger: El impacto moral global para el siglo XXI", como prototipo para las intervenciones R2P. El prefacio lo escribió la entonces asesora de la Casa Blanca y títere de Soros, Samantha Power.

La primera expresión de la política R2P promovida por Power fue la intervención anticonstitucional del gobierno de Obama en Libia. Poco después de que se aplicó la R2P para derrocar al gobierno de Gadafi en Libia, en agosto del 2011, Obama firmó la Directiva Presidencial de Estudio 10, la cual creó la Junta para Evitar Atrocidades (APB por siglas en inglés). La directiva declaraba que era un "interés central" de Estados Unidos evitar las atrocidades en masa y el genocidio. En un discurso pronunciado el 23 de abril del 2012, Obama anunció públicamente que el había creado la APB y que Samantha Power era su presidenta.

Esta doctrina fue la base para intervenir en Libia, y eso fue lo que llevó ineluctablemente al ataque terrorista en Bengasi y a que al-Qaeda se esté apoderando actualmente de Libia. Y es esta política la que, si se implementa cabalmente en Siria e Irán, va a llevarnos a una guerra termonuclear.

Aunque tanto Rice como Power son una amenaza a la seguridad nacional de EU, no se debe pasar por alto el hecho deque Power es la esposa de Cass Sunstein, quien, junto con sus compañeros de Harvard y profesores de derecho en Chicago Adrian Vermeule y Eric A. Posner, es un promotor de las doctrinas del magistrado nazi, Carl Schmitt.

En un documento del 2005, que apareció en el Yale Law Journal, titulado "Más allá de Marbury: el poder del ejecutivo a decir lo que es ley" Sunstein escribe, "Le estoy agradecido a Adrian Vermeule por muchas discusiones". En su introducción Sunstein escribe: "No existe ninguna razón para creer que frente a una ambigüedad estatutaria, el significado de la ley federal se resuelva conforme a las inclinaciones y predisposiciones de los jueces federales. Más bien, el resultado debe depender de los empeños y creencias del Presidente y de los que operan bajo el. Mi objetivo principal con este ensayo es reivindicar la autoridad de la rama ejecutiva para interpretar la ley".