Rusia preocupada por los nombramientos de Rice y Power; los neoconservadores aplauden

7 de junio de 2013

7 de junio de 2013 — En respuesta a una pregunta sobre si la designación de Susan Rice como Asesora de Seguridad Nacional complicaría el dialogo entre Rusia y Estados Unidos, el subdirector del Instituto USA-Canadá destacó el jueves que de todas maneras no se esperaba un acercamiento entre Washington y Moscú, "aunque hubo algunas señales" en contrario. "La actitud de Susan Rice hacia Rusia es más dura que la de otros miembros del gobierno" le dijo a Itar-Tass. "A ella no le gusta Moscú y cree que se le puede hablar duro a Rusia".

Victor Kremenyuk cree que este reajuste en la Casa Blanca va a llevar a que haya ciertas revisiones en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, de parte de Estados Unidos. "Yo creo que esto ya se va a sentir en las próximas reuniones de los dirigntes en la cumbre del G-I", dijo el experto.

Fue más directa la columna de opinión en Russia Today de Eric Draitser, identificado como analista independiente sobre geopolítica. Identifica a Rice como "la personificación del 'imperialismo liberal' " y el principal motor detrás de la política de R2P [acrónimo en inglés de Responsabilidad de proteger] detrás de la guerra contra Libia y "la continua desestabilización y subversión de Siria".

Por otro lado, los neoconservadores están festejando. John McCain, Joe Lieberman y hasta a Alan Dershowitz, todos halcones sobre la política para Siria, están elogiando el nombramiento de Samantha Power por ser una buena señal de la política de intervencionismo que están buscando.

En cuanto al Economist de Londres, sus artículos usan su típica declaración a medias para alabar a las "mujeres de acción" y a las "dos intervencionistas liberales". Destacan que "diplomáticos han acreditado a Rice y Power de ser claves en la política estadounidense hacia Libia de cambiarla en la dirección de ataques aéreos encabezados por la OTAN que ayudaron a derrocar al gobierno de Gadafi" y ven el reemplazo de Donilon por Rice como la remoción de una "voz de cautela".

Un problema: no están seguros que Obama sea capaz de llevarlo a cabo.