Oborne se pregunta: ¿Por qué se alía Cameron con al-Qaeda en Siria?

11 de junio de 2013

11 de junio de 2013.- Peter Oborne, el principal comentarista sobre asuntos políticos del Daily Telegraph de Londres, planteó en su columna del 5 de junio [1], la pregunta que debería ser obvia para todo mundo: ¿Por qué el primer ministro David Cameron está poniendo a Gran Bretaña de lado de al-Qaeda en el conflicto en Siria? Oborne, nuestros lectores recordarán, en una columna anterior [2] el 29 de mayo, se refirió a los comentarios públicos de lord David Owen en el sentido de que Cameron y el ex primer ministro Tony Blair están colaborando para mantener encubierto el papel de Blair en llevar tanto a los Estados Unidos como al Reino Unido a la guerra en Irak en el 2003. Oborne después saca la conclusión apropiada de lo que significaría si se revelara la verdad sobre el papel de Blair en la 'Investigación sobre Irak, es decir, Blair caería en desgracia y se vería forzado a abandonar la arena política internacional.

En su columna del 5 de junio, Oborne informa que, al igual que Blair antes que él, Cameron está perdiendo cualquier semblanza de cordura, y que esto se corroboró en sus comentarios sobre Siria en el pleno de la Cámara de los Comunes el lunes, en donde "estaba un hombre con solo un pequeño atisbo de realidad". Cameron insistió en que la oposición siria está compuesta de grupos "a favor de la democracia, los derechos humanos y un futuro para las minorías, incluyendo los cristianos en Siria", a pesar de todas las evidencias en contrario. "Al igual que el señor Blair, el señor Cameron ha llegado a abogar por una política en un vacío macabro, carente de verdad o entendimiento" escribe Oborne.

"También exhibe un rechazo a aceptar la realidad irritante de la condición humana. Al igual que el señor Blair, el señor Cameron no tenía ningún interés en el mundo fuera de Gran Bretaña antes de tomar posesión del No 10 Downing Street. Ambos aprendieron sobre política exterior siendo primer ministros y a ambos se les puede acusar de que tratan el tema como si fuera una gran abstracción teórica", continúa Oborne. Como lo hizo Blair en Irak, Cameron trata el conflicto en Siria como si fuera "en esencia una lucha entre el bien y el mal -y los benevolentes demócratas y liberales están luchando una pelea virtuosa en contra del tirano asesino Assad" cuando la oposición ni siquiera se acerca a ser tan buena o Assad tan malo como Cameron piensa.

Oborne cita un "mea culpa" publicada en Al Monitor [3] el 28 de mayo, de un residente sirio en Aleppo quien escribe bajo el seudónimo de "Edward Dark", y quien se lamenta del desplome de la revolución, de ser una movimiento ilustrado en busca de "ideales superiores de cambio social y político" a una "depravación que ni siquiera es apta para los animales". Dark concluye, como lo han hecho muchos de sus correligionarios, que la única salida en que el conflicto actual es mediante la reconciliación y la renuncia a la violencia; pero Cameron quiere que la lucha se intensifique proporcionando armas a los rebeldes. La guerra se ha convertido en gran parte en un conflicto sectario, en donde Arabia Saudita, Qatar, y al-Qaeda están por un lado mientras que Irán, Hezbola y Irak posterior a la guerra, respaldados por Rusia y China, están en el otro.

"Nosotros no estamos del lado de la democracia" concluye Oborne, "Como lo insinuó sir Peter Tapsell en la Cámara de los Comunes, Gran Bretaña está respaldando de todo corazón al campo sunita, saudí, los Estados del Golfo y a al-Qaeda, en este conflicto cada vez más sangriento y horroroso en contra del Islam chiíta. Pudiera haber muy buenas razones para esto, pero yo quisiera que el primer ministro se reconectara con el mundo real, saliera públicamente y explicara cuales son estas razones".