Se identificó el denunciante del espionaje de la NSA

12 de junio de 2013

10 de junio de 2013 — La persona que denunció el programa de vigilancia anticonstitucional del gobierno de Obama salió a dar la cara. Según el artículo del diario londinense Guardian, donde comenzaron a publicarse sus denuncias, se trata de Edward Snowden, de 29 años de edad, un ex asistente técnico de la CIA que actualmente está empleado por una compañía contratista de la defensa, Booz Allen Hamilton. Snowden estuvo trabajando en la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) en los últimos cuatro años como empleado de varios contratistas externos, como Booz Allen y Dell.

En un artículo del Guardian que también firma Glenn Greenwald como coautor, dice que revela la ideantidad de Snowden a solicitud suya. "No tengo intención de ocultar quien soy porque sé que no he hecho nada malo", dice Snowden.

En una nota que acompañaba el primer paquete de documentos que proporcionó, escribió: "Entiendo que me van a hacer sufrir por mis acciones", pero "quedaré satisfecho si la federación de ley secreta, perdón desigual, y poderes ejecutivos irresistibles que dominan al mundo que yo amo, se develan aunque sea por un instante".

Al mismo tiempo, señala: "Yo no quiero atención pública porque no quiero que la historia sea sobre mí. Quiero que sea sobre lo que está haciendo el gobierno de Estados Unidos. Quiero que el foco esté realmente sobre estos documentos y el debate que espero esto va a desatar entre los ciudadanos en todo el mundo sobre el tipo de mundo en que queremos vivir". Y agrega: "Mi único motivo es informar al público de lo que se hace en su nombre y lo que se hace en su contra".

Dice que el "veía como Obama adelantaba las mismas políticas que yo pensé que serían refrenadas". Ese fue el punto de inflexión para él.

La lección primordial de esta experiencia fue que "no puedes esperar a que alguien más actúe. Estuve buscando líderes, pero me dí cuenta de que el liderazgo se trata de ser el primero en actuar".

En cuanto llegó a la conclusión de que la vigilancia de la red de la NSA pronto sería irrevocable, se dijo que era ya cuestión de tiempo para que actuara. "Lo que están haciendo", plantea "una amenaza existencial para la democracia", dijo.

"Hay cosas más importantes que el dinero. Si yo estuviese motivado por el dinero, pude haber vendido estos documentos a cualquier cantidad de países y haberme hecho rico".

"El gobierno se ha adjudicado poderes a los cuales no tiene derecho. No hay ninguna supervisión pública. El resultado es que hay gente como yo que tienen la latitud de ir más allá de lo permitido", dijo.

Un video incorporado al artículo del Guardian tiene 12 minutos con una entrevista del redactor del Guardian, Greenwald. Ahí le pregunta a Snowden si hay límites a la autoridad de la NSA a espiar a la gente, y Snowden responde que eso depende del rango del analista de la NSA que hace la tarea en particular. "A mi ni nivel, yo podía haber grabado al Presidente", dice.

"Yo evalué cuidadosamente cada documento que denuncié para asegurar que cada uno era legítimamente del interés público", dijo. "Hay todo tipo de documentos que hubieran tenido un enorme impacto que yo no entregué, porque no es mi objetivo dañar a nadie". Mi objetivo es la transparencia".

"Me siento satisfecho porque vale la pena", dijo en conclusión. "No tengo nada que lamentar".