Las revelaciones de Snowden, apenas comienzan

12 de junio de 2013

12 de junio de 2013 — Las devastadoras revelaciones del ex contratista de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden, apenas si han comenzado, de acuerdo a fuentes de inteligencia estadounidenses muy bien colocadas y familiarizadas con el caso. Estos informes son congruentes con lo que ha declarado el escritor del diario londinense Guardian y promotor de las libertades civiles, Glenn Greenwald, quien indicó en la entrevista grabada de 12 minutos que sostuvo con Snowden en un hotel de Hong Kong la semana pasada, que próximamente haría más revelaciones. De hecho, otras fuentes señalan también que hay otros funcionarios y empleados del gobierno que están listos a sumarse a las denuncias con mayores evidencias de que los gobiernos de Bush y de Obama han estado espiando ilegalmente a ciudadanos estadounidenses por años, y le han mentido repetidamente a los investigadores del Congreso cuando les preguntan sobre los programas de vigilancia ilegal.

De acuerdo a una fuente, el Presidente Obama realmente metió la pata cuando apareció en la rueda de prensa inmediatamente después de que el diario Guardian y el Washington Post dieron a conocer el programa Prism para vigilar el Internet, cuando dijo que todo era legal y que habían informado plenamente al Congreso y a los tribunales federales pertinentes. Obama mintió y esto puso furiosos a los líderes del Congreso sobre todo a los líderes de las Comisiones de supervisión, a quienes nunca se les dio un informe claro de los programas. El otro dilema mayor que enfrenta la Casa Blanca es que no saben que tanta más documentación de los programas de espionaje secretos se les han entregado ya a los periodistas y que podrían dar a conocer al público en cualquier momento.

Según las novedades en la prensa del martes 11, hay cuando menos 1 millón 400 mil contratistas federales más que tienen el mismo nivel de acceso de seguridad que Snowden.

Un funcionario de inteligencia de alto nivel le dio al semanario EIR que, en esencia, solo basta con hacer un cuadro sinóptico de toda la secuela de escándalos que le han estallado en la cara a Obama durante el mes pasado para apreciar que tan vulnerable es el Presidente a un juicio político. Como resultado de los escándalos —independientemente de que el Congreso tenga o no el valor para llevarlo ante la justicia por sus delitos en contra de la Constitución— casi todos los colaboradores de alto nivel del Presidente, desde los recién nombrados como la Asesora de Seguridad Nacional Susan Rice hasta el Procurador General Eric Holder y el Director de Inteligencia Nacional James Clapper, están sumamente desacreditados por mentirosos a quienes no se les puede confiar nada.

Lyndon LaRouche advirtió que el mayor peligro en toda esta serie de escándalos que se vienen desenvolviendo es que Nerobama lleve al mundo al borde de una guerra termonuclear por desesperación. LaRouche destacó que la situación en torno a Siria ha llegado a ese punto de inestabilidad que cualquier acción tendiente a una escalada bélica puede acarrear una guerra general. Independientemente de que nadie actualmente con poder sea tan demente como para intentar deliberadamente iniciar una Tercera Guerra Mundial, están dadas las condiciones para que cualquier provocación por pequeña que sea, pueda desatar una guerra general. La región oriental del Mediterráneo hoy en día está en la misma situación que los Balcanes en el verano de 1914, en vísperas de la Primera Guerra Mundial.

Según fuentes muy cercanas a la Casa Blanca de Obama, el Presidente ya ha decidido intensificar la participación de Estados Unidos en la debacle de Siria, ya se armando directamente a los rebeldes sirios o creando una zona de vuelos restringidos, lo cual constituye un acto de guerra. LaRouche recalcó, cuando tuvo este informe, que Obama tiene que ser destituido del cargo ahora o si no, el mundo se va a enfrentar con la perspectiva de la extinción de la humanidad.