Ellsberg: tenemos la oportunidad de darle marcha atrás al "golpe de Estado del Ejecutivo'

14 de junio de 2013

14 de junio de 2013 — Daniel Ellsberg, el ex analista militar del Departamento de Defensa quien dio a conocer los "Papeles del Pentágono" en 1971, escribió el lunes una columna en el diario londinense Guardian titulada "Edward Snowden: Salvarnos de los Stasi Unidos de América".

"En mi opinión, no ha habido en toda la historia estadounidense una filtración más importante que la publicación del material de la NSA hecha por Edward Snowden, y eso definitivamente incluye los Papeles del Pentágono de hace 40 años. La denuncia de Snowden nos da la posibilidad de darle marcha atrás a una parte clave de lo que equivale a un 'golpe de Estado del Ejecutivo' en contra de la Constitución de EU".

"Como lo plantea Russell Rice, ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional [NSA por siglas en inglés]: 'ella [el Tribunal de la FISA] es un seudotribunal con sello de aprobación' ".

"Obviamente, Estados Unidos no es ahora un estado policíaco. Pero dada la magnitud de esta invasión de la privacidad de la población, tenemos toda la infraestructura electrónica y legislativa para dicho estado".

"Eso [usar tecnología de vigilancia en contra de los estadounidenses] ya sucedió. Eso es lo que ha denunciado Snowden, con documentos oficiales secretos. La NSA, el FBI y la CIA tienen, con la nueva tecnología digital, los poderes de vigilancia sobre sus propios ciudadanos que la Stasi —la policía secreta de la antigua 'república democrática' de Alemania Oriental— apenas podía soñar en tener. Snowden revela que la llamada comunidad de inteligencia se ha convertido en la Stasi Unidos de América".

"La presión de una población informada sobre el Congreso para que forme una comisión selecta que investigue las revelaciones de Snowden, y espero que de otros, pudiera llevarnos a poner a la NSA y el resto de la comunidad de inteligencia bajo supervisión real y limitar y restablecer la protección de la Carta de Derechos. Snowden hizo lo que hizo porque reconoció que los programas de vigilancia de la NSA eran lo que eran: una actividad peligrosa y anticonstitucional. Toda esta invasión de la privacidad de los ciudadanos estadounidenses y extranjeros no contribuye a nuestra seguridad; pone en peligro las mismas libertades que estamos tratando de proteger".