Snowden, desde Hong Kong: Estados Unidos ha hackeado por años computadores en Hong Kong y China continental

13 de junio de 2013

13 de junio de 2013 — En entrevista realizada por el South China Morning Post de Hong Kong, Edward Snowden informó que el gobierno de Estados Unidos ha hackeado durante años las computadoras en Hong Kong y China continental. Snowden dijo que el programa Prism de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) se extiende a personas e instituciones en Hong Kong y China continental y que la NSA ha estado hackeando computadoras en Hong Kong y Chna continental desde el 2009. Snowden cree que hay más de 61,000 operaciones de hackeo de la NSA a nivel internacional, con cientos de blancos en Hong Kong y el territorio continental.

"Nosotros hackeamos las columnas vertebrales de la red —como son las enormes rutas de Internet, básicamente— que nos da acceso a las comunicaciones de cientos de miles de computadoras sin tener que hackear a cada una de ellas", explicó.

"La semana pasada el gobierno estadounidense operaba contento desde las sombras sin ningún respeto por el consentimiento del gobernado, pero ya no es así. Cada uno de los niveles de la sociedad está exigiendo presentación de cuentas y supervisión".

Snowden dijo que él estaba revelando información para demostrar "la hipocresía del gobierno de EU cuando alega que no afecta la infraestructura civil, a diferencia de sus adversarios".

"Las personas que creen que cometí un error al escoger a Hong Kong como el lugar donde estar no entienden mis intenciones. No estoy aquí para esconderme de la ley, no estoy aquí porque tengo culpabilidad". Dijo que se va a quedar en la ciudad "hasta que se me pida que me vaya". También dijo que Estados Unidos está aplicando presión diplomática "abusiva" en contra de Hong Kong para que lo extradite.

"No soy ni traidor ni héroe. Soy un estadounidense. Yo creo en la libertad de expresión. Yo actúe de buena fe, pero solo es correcto que el público se forme su propia opinión. Las cosas son muy difíciles para mí en todos los sentidos, porque hablar con la verdad ante el poder no se hace sin riesgos. Ha sido difícil, pero me ha dado gusto ver que el público internacionalmente se ha pronunciado en contra de esta especie de violaciones sistémicas de la privacidad. Todo lo que puedo hacer es confiar en mi entrenamiento y esperar que los gobiernos mundiales se nieguen a que Estados Unidos los presione abusivamente para que persigan a personas que solicitan refugio político. La realidad es que actué bajo un gran riesgo personal para ayudar al público del mundo, independientemente de que ese público sea estadounidense, europeo o asiático".