Hecho en Londres: el detonador sirio de la Tercera Guerra Mundial

15 de junio de 2013

15 de junio de 2013 — Tony Blair fue el que cogió de la nariz a Estados Unidos y lo llevó a la guerra en contra de Irak. El viernes, el gobierno del primer ministro David Cameron, quien ya tiene una acusación de un veterano político británico de estar coludido con Blair para encubrir el papel de Blair en esa guerra, está jugando ahora el mismo papel con respecto al gobierno de Obama. Por lo tanto, no nos debería sorprender que tanto Cameron como su secretario de Relaciones Exteriores, William Hague, hayan salido aplaudiendo el anuncio que hizo el jueves 13 el gobierno de Obama en el sentido de que ha decidido intensificar su intervención en el conflicto en Siria.

Cameron le dijo al diario londinense Guardian que el apoyo público de Obama al alegato de que Siria utilizó armas químicas le ha dado al informe "mayor granularidad" (sic) (o sea, nitidez a la foto—NDR). Aparentemente tomándose algo del crédito por la decisión de Obama, Cameron dijo: "Nosotros si lo compartimos [compartimos el juicio de EU]. Yo discutí esto con el presidente Obama en mi visita reciente. Nuestras agencias de inteligencia han estado compartiendo información. Compartimos su opinión de que, como decimos, existen cada vez más niveles de información sobre el uso de armas químicas por parte del régimen y no existe evidencia firme de que la oposición haya utilizado armas químicas".

"Yo le doy la bienvenida a esta evaluación sincera de los estadounidenses. Yo creo que, correctamente, nos sitúa de vuelta en el centro de la problemática, la pregunta muy difícil de contestar pero que sin embargo se debe responder: ¿qué es lo que vamos a hacer sobre el hecho de que en nuestro mundo hoy existe una dictadura y un líder brutal que está usando armas químicas bajo nuestras propias narices en contra de su propia población?"

Por su parte, Hague anunció esta mañana que el Reino Unido va a discutir "urgentemente" su respuesta a la crisis siria con Washington. Hague dejó ver, según informa el Guardian, que los británicos podrían seguir el liderato estadounidense, diciendo que la situación requiere de "una respuesta fuerte, decidida y coordinada de parte de la comunidad internacional". Esto es por lo menos falaz porque es el gobierno de Cameron, al igual que anteriormente fue Blair, el que está empujando a Estados Unidos a la guerra.

Hague agregó que el mundo tiene "que presionar al gobierno de Assad para que negocie seriamente, para evitar el crecimiento del extremismo y el terrorismo y para parar el uso de armas químicas del gobierno en contra de su población". El Reino Unido está de acuerdo "con la evaluación de Estados Unidos, de que el gobierno de Assad ha usado armas químicas, incluyendo gas sarín, en Siria" dijo. "El Reino Unido ha presentado evidencia del uso de armas químicas en Siria en la investigación de la ONU y hemos estado trabajando con nuestros aliados para obtener más y mejor información sobre la situación en el sitio. Condenamos el fracaso deplorable del gobierno de Assad de cooperar con la misión investigadora".

El potencial aliado otomano de Gran Bretaña, el gobierno de Turquía, también le dio pleno apoyo a Obama, y el Ministerio de Relaciones Exterior de Turquía publicó una declaración haciendo un llamado a la comunidad internacional para que "se una y manifieste abiertamente su posición" en contra del presidente Bashar Assad. Según el Hurriyet, el presidente Abdullah Gül dijo "esta es una evaluación muy seria. Usar armas químicas es como una pequeña arma nuclear. La dimensión de esto es muy peligrosa... Si se prueba que son ciertos estos descubrimientos, entonces ciertamente todo va a entrar en una nueva fase".