Delegación rusa estuvo bajo vigilancia angloamericana en la reunión del G-20 en 2009

17 de junio de 2013

17 de junio de 2013 — De acuerdo a los documentos que Edward Snowden le proporcionó al diario londinenses Guardian, funcionarios y políticos extranjeros que participaron en la cumbre del Grupo de los Veinte (G-20) que se realizó en Londres en el 2009, les interceptaron sus computadoras y sus llamadas telefónicas por instrucciones de su anfitrión, el gobierno británico. Algunos delegados fueron engañados par que utilizaran cafeterías con Internet que ya estaban interceptadas por las agencias de inteligencia británica para leer su tráfico de correos electrónicos.

Según el informe del Guardian, el entonces Presidente de Rusia, Dmitry Medvédev y su delegación se contó entre los vigilados. Medvédev llegó a Londres el miércoles 1 de abril y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en ingles) de Estados Unidos, interceptó las comunicaciones de su delegación el mismo día, según el documento de la NSA que se filtró, titulado "Comunicaciones del liderato ruso en apoyo del Presidente Dmitry Medvédev en la cumbre del G-20 en Londres – Intercepción en la estación de Menwith Hill"

La estación en Menwith Hill se alquiló por primera vez a los Estados Unidos en 1954 y la NSA ha tenido una gran presencia ahí desde 1966. Según informó el Guardian, "ha menudo se le describe como las instalaciones de vigilancia e intercepción más grandes del mundo, y tiene 33 'cúpulas de radar' blancas distintas que hospedan platos de satélite. Toda una base de Estados Unidos, pero no de nombre, tiene analistas de inteligencia británicos que secundan el trabajo junto con sus colegas del NSA, aunque no es claro como las dos agencias obtienen y comparten la inteligencia, y bajo que autoridad legal trabajan. La revelación pone de relieve la importancia del centro de espionaje de Estados Unidos en RAF Menwith Hill en Harrogate, North Yorkshire, donde tienen sus sede cientos de analistas de la NSA, que operan junto con oficiales de enlace desde el centro de comunicaciones del gobierno del Reino Unido".

Estas nuevas revelaciones sobre el extenso programa de vigilancia de la NSA salieron a la luz en la víspera de la cumbre del Grupo de los Ocho (G-8) que tiene como anfitrión al gobierno británico en Irlanda del Norte. También cabe señalar que surge en medio de las tensiones crecientes entre Rusia y las naciones de occidente en torno a la situación en Siria y la decisión de Obama ade armar oficialmente a los terroristas rebeldes.