No más 'euro' No más 'ecologismo'

18 de junio de 2013

por Alexander Hartmann

18 de junio de 2013 – Aquí reproducimos el artículo editorial de Alexander Hartmann que abre la edición del 12 de junio del semanario Neue Solidarität que aborda el tema de las recientes inundaciones en Alemania.

¿Qué es una catástrofe ecológica? Una catástrofe ocasionada por los 'ecologistas'.

¿Lo duda usted? Desde el principio de la civilización humana, el hombre siempre ha interferido con la naturaleza, para protegerse en contra de sus fuerzas peligrosas, y para mejorar sus condiciones de vida, al inventar constantemente nuevas tecnologías que le posibilitaran usar estas fuerzas para su provecho. Siempre que una civilización se ha negado a hacer precisamente esto, encuentra su propia destrucción a la vuelta de la esquina, porque, como lo demuestran las recientes inundaciones en Europa, la "madre naturaleza" es brutal y solo si la humanidad la civiliza podemos vivir con ella.

Esto se aplica no solo en la lejana África sino también aquí en el centro de Europa, aunque aquí básicamente no lo notamos porque ya nuestros antepasados habían trabajado durante siglos para domar la naturaleza, antes de que nosotros llegáramos. Pero las cosas cambian con el tiempo, así que esta es una tarea que se tiene que pasar de una generación a otra. Si esto no sucede, la sociedad tiende a desaparecer.

Los culpables de una caída así son los que obstruyen el progreso. Así que el reciente desastre de inundaciones demuestra la verdad de la aseveración hecha al principio de este artículo. Incluso más que las políticas de austeridad de la Unión Europea, ha sido —en muchos casos— la resistencia de los autoproclamados "ambientalistas" y oponentes similares al progreso lo que ha demorado o bloqueado completamente las medidas que hubieran protegido a las ciudades y poblados de las inundaciones. Así, el Frankfurter Allgemeine Zeitung informó el 4 de junio que de las 351 medidas mitigantes que adoptó el estado de Sajonia después de las terribles inundaciones del 2002, hasta ahora solo se han llevado a cabo 80, en tanto que 216 (unos dos tercios) están atoradas en el proceso de planificación y obtención de licencias. Solo 143 kilómetros de los 450 kilómetros de diques que se supone se iban a construir se han construido realmente.

En donde quiera que se completaron esas medidas de mitigación, cumplieron con su propósito. En donde no fue así, el desastre se asentó. En la población de Grimma las medidas de mitigación están en proceso de construcción y se espera que se concluyan para el 2017, porque se demoraron varios años debido a las quejas de los residentes. En Dresden-Laubegast, dichas protestas llevaron incluso a que se abandonaran los planes; quizá la nueva ronda de inundaciones reavive el debate sobre la necesidad de medidas de mitigación. Esperemos que eso suceda pronto. De otra manera, la construcción de los diques va a llegar demasiado tarde para la próxima inundación (o, como dijo un comentarista sobre Grimma, o la inundación ocurrirá con "cuatro años de anticipación").