Blair en Jerusalén: guerra en contra de Irán, guerra en contra de Siria; salvemos a los bancos a como de lugar

21 de junio de 2013

21 de junio de 2013 — Tony Blair está metiendo mucha presión para que Estados Unidos emprenda acciones militares en Siria y en Irán, guerras que en realidad están enfocadas en contra de Rusia y China y que serían el detonador de una confrontación nuclear. En la Conferencia Presidencial anual en Jerusalén, Blair fue uno de los primeros oradores en la sesión inaugural, junto con el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, el presidente israelí Shimon Peres y Bill Clinton quien recibió el galardón de la conferencia de manos de Peres.

El trabajo de Blair fue hacerles llegar el mensaje de la reina de promover guerras como medio para el genocidio, advirtiendo que "el tiempo no está de nuestra parte" y diciendo que "los costos de quedarnos fuera" de las guerras en contra de Siria e Irán van a ser mayores que hacer la guerra. Es el mismo tipo de propaganda de mentiras que usó para lanzar la guerra contra Irak en el 2003.

Sobre Irán, Blair se hizo eco de las amenazas que el fascista Netanyahu ha estado haciendo desde que se eligió en Irán a un nuevo presidente, Hassan Rouhani, un moderado que ganó con el apoyo de la facción reformista de Irán. El mensaje de Blair y Netanyahu sobre Irán fue: no se dejen engañar por el nuevo gobierno; se tiene que parar a Irán.

Blair no se limitó al tema nuclear en sus comentarios sobre Irán, sino que incluyó el terrorismo como otra de las razones para atacar a Irán. "Las ambiciones armamentistas nucleares de Irán y la exportación del terrorismo en toda la región son una amenaza. Tenemos que estar decididos a confrontar y vencer esa amenaza" dijo Blair. "Quienes verdaderamente tienen el poder en Irán tienen que conocer nuestra determinación y sentir su vigor... Por supuesto, cualquier alternativa que involucre una acción militar es difícil. Nadie quiere esto. Pero un Irán con armas nucleares es la peor alternativa y no debemos escogerla".

Blair atacó a quienes en Occidente tratan de evitar la guerra, según el New Scotsman del 19 de junio. "Indudablemente la emoción prevaleciente en Occidente hoy es mantenerse fuera de Siria; en realidad mantenerse fuera de la política de la región", dijo. "Pero como se muestra con cada día que pasa, el costo de mantenerse fuera pudiera llegar a ser muy alto después".

"Pero tenemos que entender que la ventana de oportunidad va a estar abierta por un corto periodo de tiempo. Tenemos que cruzarla juntos. Si no, la ventana se va a cerrar y podría cerrarse para siempre. El tiempo no está de nuestra parte. Esto es urgente. Esto es ahora".

Blair también hizo de la defensa de los bancos parte de su 'casus belli'. Comparó la resistencia a lanzar guerras contra Siria e Irán con "buena parte del sentimiento en Occidente que es particularmente contrario a los bancos" e insistió en que "la mejor política de largo plazo es hacer que el sector financiero se ponga de nuevo de pie y prospere".