Los zombies islamistas de la reina Elizabeth anuncian la solución final al problema shiíta

21 de junio de 2013

21 de junio de 2013 — La semana pasada, representantes sauditas y otros locos sedientos de sangre se sumaron a la Hermandad Musulmana (a.k.a. "Hermandad Matona") controlada por los británicos, que tiraniza actualmente a Egipto, en la convocatoria de una "yihad" en contra de los chiítas, Siria, el Hezbolla libanés e Irán.

El escenario fue la cuidadosamente planeada "Semana de Solidaridad con Siria" en el Cairo. El pasado jueves 13 de junio, los llamados "eruditos musulmanes" —predicadores de TV demagogos como Yusuf al-Qaradawi, el líder espiritual de la Hermandad Musulmana— supuestamente en representación de 70 organizaciones "religiosas" en total, lanzaron un llamado a la yihad. En su declaración hacen un llamado a la "yihad con la mente, el dinero y las armas, todas las formas de yihad". El segundo punto de su declaración dice: "Se debe considerar que las flagrantes agresiones que están ocurriendo en la tierra de Sham [Siria] son una declaración de guerra del gobierno iraní, el Hezbola y sus aliados sectarios en contra del Islam y los musulmanes en general". Esto significa, para empezar, que los shiítas no son musulmanes. En verdad, hasta hubo llamados para prohibir la hajj (peregrinación musulmana a la Meca) a todos los shiítas.

Uno de estos "eruditos", el doctor egipcio Safawat Hijazai, hizo un llamado a forman brigadas militares bajo los estandartes de Unión Mundial de Eruditos Musulmanes, Liga de Eruditos Sunitas, etc. Ante lo cual dijo un comentarista conocedor "esto significa llevar el conflicto al mundo musulmán y hacer que miles se presenten como voluntarios". Al-Qaradawi ha hecho llamados similares para que los musulmanes vayan a Siria a combatir. Justo al mismo tiempo, un alto asesor del presidente títere de Egipto Mohamed Morsi, Khaled El-Qazzaz, se informa que dijo que los egipcios eran libres de ir a Siria a combatir contra el gobierno y que la presidencia egipcia no considera que sea una amenaza a la seguridad de Egipto el que haya presencia egipcia en Siria.

El viernes, un destacado clérigo sunita de Arabia Saudita, Mohammed al-Afifi, predicando en una antigua mezquita en el Cairo, hizo un llamado a la yihad en Siria, "por cualquier medio posible". Algunos fieles ondearon las banderas de los rebeldes sirios, y docenas de hombres se congregaron afuera para gritar consignas de apoyo al derrocamiento del presidente Assad.

En el momento culminante de la llamada "semana de Solidaridad", se presentó Morsi el sábado frente a una multitud histérica de 20,000 fanáticos de la Hermandad Musulmana, ondeando una bandera egipcia y otra usada por los "rebeldes" sirios. Cabe destacar que uno de los puntos que ha enfatizado la Hermandad siempre es el número exactos de consignas que se pueden gritar una y otra vez en estos eventos, para que se impriman en la mente de los seguidores en su mayoría iletrados. La consigna que escogió para esta manifestación la Guía Suprema de la Hermandad fue "De los revolucionarios libres de Egipto: te vamos a pisotear, Bashar!".

Fue en esta manifestación que Morsi rompió relaciones diplomáticas con Siria y anunció el cierre de su embajada y la expulsión de sus diplomáticos —el único aspecto de todo el asunto que no ha notado la prensa occidental. También le urgió a las potencias occidentales que impusieran sobre Siria la zona de vuelos restringidos. Más al punto, Morsi despotricó que Siria era el blanco de "una campaña de exterminio y limpieza étnica planificada, instigada por gobiernos regionales e internacionales", es decir Irán. "La población de Egipto apoya la lucha de la población siria, material y moralmente, y Egipto, la nación, su liderato... y ejército no van a abandonar a la población siria hasta que logren sus derechos y su dignidad".

Lyndon LaRouche denunció el llamado a la yihad como genocidio británico y agregó que si se permite que se inicie una yihad, va a seguir por siglos.

Todos los vínculos y documentos están reunidos en: http://www.joshualandis.com/blog/