La manifestación por una "auditoria al IRS" muestra que "Barack O'Nixon" podría salir

22 de junio de 2013

22 de junio de 2013 — Las miles de personas que acudieron a Washington, DC, provenientes de todas partes de Estados Unidos, al llamado del Partido del Té para exigir una "Auditoría al IRS" (la agencia recaudadora de impuestos), reconocen por lo general que el país se enfrenta a una dictadura y que se tiene que hacer algo al respecto, como informaron los organizadores del Comité de Acción Política de LaRouche (LaRouche PAC) que participaron en el mismo. Cientos de los asistentes le dieron su información de contacto a los organizadores, muchos de los cuales habían visto a LaRouchePAC organizando en sus lugares de origen, ya sea en Connecticut, Florida, Massachusetts, Ohio, Pennsylvania, o Arizona. Se mostraron receptivos a la estrategia de LaRouchePAC de no solo sustituir al Presidente Obama, sino todo el sistema económico que ha destruido la economía real del país, y retornar a la normativa de la Glass-Steagall y el sistema de crédito hamiltoniano.

Hasta los medios informativos tuvieron que reconocer que la manifestación no se trató de una protesta por un tema en particular (aunque la convocatoria era para protestar por la discriminación que hace el IRS contra las organizaciones civiles que no son afectas al gobierno, y les ha rechazado su condición de organizaciones sin fines de lucro). La columna "Washington Whispers" (Susurros de Washington) del diario US News and World Report comentó que "la protesta se convirtió rápidamente contra mucho más que el IRS, y tanto los oradores del mitin como los manifestantes atacaban toda una lista de agencias del gobierno que señalaban se tenían que reformar o abolir, incluyendo al Departamento de Justicia, el Departamento de Estado, la Agencia de Seguridad Nacional, la Agencia de Protección Ambiental y la Junta Nacional de Relaciones Laborales". El autor de la columna cita al "manifestante Mike Reeves, un seguidor declarado del controvertido activista político Lyndon LaRouche", quien sostenía una pancarta de "Juicio Polítco a Obama", y declaró que "la auditoría al IRS no es suficiente. Se tiene que sacar al Presidente como se sacó a Nixon". Con tantos representantes de los medios en el acto, los activistas de LaRouchePAC dieron muchas entrevistas, incluyendo una a la cadena noticiosa de televisión CBS que terminó abruptamente cuando el organizador declaró que las políticas de Obama eran asesinas, las mismas que se imponen en Europa ahora mismo, porque "lo que está ocurriendo en la eurozona ahora mismo es genocidio".

El representante republicano de Kansas, Tim Huelskamp, quien habló en el mitin, comparó a Obama con Nixon: "Una cosa que tenemos que recordar es que este año se cumple el 40 aniversario de Watergate... Y para la gente aquí que son demasiado jóvenes para recordar, que me parece que probablemente son todos ustedes, en ese entonces el Presidente tenía su lista de enemigos. En ese entonces, espiaba a los periodistas. En ese entonces, espiaban las llamadas telefónicas de los ciudadanos estadounidenses. Utilizaba al IRS agencia de intimidación y de venganza para hostigar a sus adversarios políticos. Y entonces, cuando todos los hombres del presidente atestiguaron ante el Congreso, algunos mintieron bajo juramento. Otros se acogieron a la Quinta Enmienda. ¿Les suena familiar todo esto? ¿Soy yo nada más, o este Presidente tiene un terrible parecido en común con el 37avo Presidente?"

"Por eso es que yo le digo Presidente Barack O'Nixon, ¡Barack O'Nixon! Los republicanos en la Cámara de Representantes debemos utilizar nuestra mayoría, nuestra capacidad de emplazamiento. Tenemos eso. ¡Tenemos que utilizarlo, caballeros, para evidenciar el cáncer que crece en esa casa y en esta presidencia! Un ejemplo es suficiente: ¿Dónde estaba exactamente el Presidente y que estaba haciendo durante el ataque en Bengasi? ¿Dónde estaba? Si Obama no nos lo dice, ¿por qué no le enviamos un citatorio a la compañía telefónica?

Pero cuando se trato de la acción política efectiva, fue Diane Sare, candidata a la gobernatura de Nueva Jersey, lo sintetizó en una declaración que hizo desde el mitin, en la que señaló que los manifestantes estaban listos a hacer mucho más que los oradores en el mitin. En otras palabras, el llamado directo a llevar a Obama a juicio político salió de la multitud no de los congresistas presentes ni de los dizque "líderes" del movimiento del partido del té. Un congresista que se acercó a los organizadores de LaRouchePAC cuando se retiraba del mitin, se le dijo que la agente aquí quería que el Congreso enjuiciara a Obama y no enredarse con cerrar el IRS y demás, a lo cual respondió el congresista que "nos gustaría hacerlo pero el Senado no dejaría que eso sucediera".

Lo que realmente caracterizó el acto en las 5 horas que duró, fue que los organizadores de LaRouchePAC tomaron la dirección para decir verazmente lo que representa el gobierno de Obama, la intención que gobierna sus políticas y como resolver la crisis inminente que enfrentan los estadounidenses y el mundo entero, comenzando con el enjuiciamiento político de Obama. De hecho, ya cuando los oradores terminaban sus discursos y la multitud comenzó a salir del sitio, con signos evidentes de desánimo luego de viajar horas toda la mañana para escuchar que uno tras otro de los oradores repetía lo mismo que escuchan en los programa de radio, pasaron por los puestos donde estaba LaRouchePAC y al ver la foto de Obama con su bigote de Hitler, decían "esto es lo mejor que hemos visto aquí". Otra pauta bien interesante que se expresó fue el alto nivel de reconocimiento de la Glass-Steagall. Y esto a pesar de que muchos de los asistentes provenían de las filas que tienen un acto reflejo pavloviano al nombre de Franklin Roosvelt y la intervención del gobierno.

Una expresión muy diciente del estado mental fue el comentario de Glen Beck en su discurso, quien dijo que nunca pensó que llegaría el día en que podría estar de acuerdo con Vladimir Putin. Pero estoy de acuerdo, dijo Beck, de que no deberíamos estar dando armas a la gente que se come las entrañas de sus enemigos. Luego Beck pasó a enumerar los derechos "dados por Dios" que los estadounidenses consideran como "autoevidentes": "Tienes el derecho a que no te ejecuten sin un juicio, a que no te encierren sin una acusación, a que no se metan en tu casa sin una autorización ni que te espíen sin una causa". Y agregó: "el gobierno ya no es el protector de esos derechos; ellos son los violadores en jefe de esos derechos". Y concluyó atacando la idea de que Estados Unidos "nos declaremos amos del planeta, extendiendo nuestras tropas por todo el planeta, enseñando al mundo como manejar la banca".

En su videoconferencia del viernes 21 de junio, Lyndon LaRouche comentó que "el hecho de que J.P. Morgan haya salido con todos los puños y demás para mostrar eso, indica que están asustados. Porque si tenemos en la población estadounidense, para la sorpresa de muchos miembros del Congreso, si hay una tendencia, una tendencia acelerada a favor de la Glass-Steagall".

Y agregó: "Ahora bien, en general la gente en Estados Unidos no sabe realmente qué es la Glass-Steagall. Si saben algunas cosas de lo que significa, y esas cosas son muy claras y es suficiente para motivarles. La cuestión es que desde mi punto de vista, realmente no entienden lo que sucede; pero entienden lo suficiente para estar correctos. Y se está manifestando esa confianza que está creciendo en ellos; y a estas alturas solo trucos sucios, muy pero muy sucios, podrían detener realmente la Glass-Steagall. En cualquier tipo de proceso ordinario en el Congreso de Estados Unidos, la Glass-Steagall ganaría; el temperamento es por eso, y los enemigos de la Glass-Steagall lo saben. Y ese es el significado de ese acontecimiento de la semana pasada".