Defensa antimisiles se planteó en la Cumbre del G-8

22 de junio de 2013

22 de junio de 2013 — El Presidente e Rusia, Vladimir Putin, informó que, en efecto, el tema de la defensa antimisiles se planteó durante la Cumbre del Grupo de los Ocho (G-8) que se realizó en Irlanda del Norte. En una conferencia de prensa que sostuvo con los periodistas antes de partir a su país, se le preguntó se el tema se había planteado y si hubo algún avance al respecto.

Putin respondió que, efectivamente, la defensa antimisiles balísticos se había discutido bastante para incluir las dificultades del desarme y áreas de cooperación posibles. "Debo decir que todavía tenemos algunas diferencias, pero en general, estoy de acuerdo con el Presidente Obama que lo más importante que debemos hacer, y que ciertamente podemos hacer en esta dirección, es que seamos más abiertos, que haya más transparencia en todas nuestras acciones", dijo. "Según entiendo el Presidente de Estados Unidos está preparado para ampliar el marco de transparencia", añadió Putin, y dijo que él y Obama discutirán más el asunto cuando Obama vaya a Moscú en Septiembre en la próxima cumbre del G-20 que se realizará en San Petersburgo.

Prácticamente al mismo tiempo que Putin declaraba sobre el tema en el marco de la reunión del G-8, fuentes cercanas al Ministerio de Defensa en Moscú le dijeron a la agencia noticiosa rusa RIA Novosti que el próximo año se iniciaría la construcción del prototipo del nuevo cohete balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) de combustible líquido. Este nuevo cohete sustituirá al Voyeboda R-36M2 que se coloca en silos (la OTAN lo denomina SS-18), de los cuales se informa que hay 58 en servicio. El desarrollo de este misil se anunció en 2011 y el año pasado, el general Sergei Karakayev, comandante de las Fuerzas de Misiles Estratégicos, dijo que tendría una carga de lanzamiento de unas 100 toneladas y una mejor proporción entre la carga explosiva y el peso de lanzamiento que los cohetes de combustible sólido que se han puesto en servicio recientemente, lo cual les permite llevar una mayor carga, que incluye ojivas nucleares más poderosas e incluso señuelos. Se espera que estarán en servicio para el 2018.

Al mismo tiempo, RIA Novosti informó que el Ministerio de Defensa está desarrollando un nuevo sistema de comando y control que permitirá reorientar rápidamente los misiles después de que hayan sido lanzados. Junto con este nuevo sistema de mando, el nuevo cohete de combustible líquido "podrá penetrar las defensas antimisiles más sofisticadas en cualquier parte del mundo, piensan los expertos rusos y los oficiales", señala RIA Novosti. Un funcionario anónimo del Ministerio de Defensa señaló que "esos informes son correctos, todas las unidades estarán equipadas con este sistema para el 2020", lo cual significa que también funcionarán con los misiles de combustible sólido Topol M y Yars.

Mens Flynit Trainers