La sequía en México exige el "NAWAPA-Plus"

25 de junio de 2013

Por Cynthia R. Rush

25 de junio de 2013 - Este artículo de Cynthia Rush se publicó en la edición del 14 de junio de 2013 del semanario Executive Intelligence Review (N0. 24, Vol. 40), "Mexico's Drought Demands ‘NAWAPA-Plus' Infrastructure Projects", acompañado de la sección de un artículo de Dennis Small titulado "Watering the Great American Desert" dedicada a los proyectos hidráulicos mexicanos PLHINO y PLHIGON, que se publicó originalmente en la edición del 10 de agosto de 2012 de EIR. Por su relevancia estratégica actual los reproducimos en este mismo portal.

10 de junio de 2013 — El 29 de mayo, en una reunión de la Comisión de Agua de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) y la Comisión de Agua Potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados, el gobernador de Durango, Jorge Herrera, advirtió de la naturaleza absolutamente "catastrófica" de la sequía que afecta hoy a 21 de los 32 estados de México.

Herrera, presidente de la Comisión de Agua de la CONAGO, advirtió que la sequía de 3 años es la más duradera en 100 años, y ha creado una crisis de vida o muerte que amenaza con exterminar no sólo a la agricultura, sino a los mexicanos mismos, para quienes la comida y el agua potable en las regiones del país azotadas por la sequía se han vuelto cada vez más inaccesibles.

La situación se puede describir fácilmente como "traumática", dijo Herrera. "En términos de conflictos por agua, el destino nos está alcanzando... También se debe dar financiamiento a proyectos hidráulicos que, aunque caros, tengan que llegar a hacerse una realidad", dijo el diputado Francisco Arroyo, presidente de la Cámara de Diputados, quien añadió que "no hay proyecto hidráulico más caro que el que no existe". Lo que se tiene que tomar en cuenta son las consecuencias de no construir estos proyectos, explicó.

El pronóstico para el 2013 es desalentador, explicaron los asistentes a la reunión: el 80% de la tierra cultivada depende enteramente del temporal, y en la tierra de riego restante, las presas están casi completamente vacías. En estados como Chihuahua, fronterizo con los Estados Unidos, hay presas llenas a sólo el 23%, ¡pero muchas están al 10-15% de su capacidad! Mucha de la infraestructura hidráulica tanto rural como urbana está deteriorada y necesita ser reconstruida.

Se requiere inmediatamente un cambio dramático en la política pública, con una participación agresiva por parte del gobierno federal, en la creación de nuevos mecanismos de crédito, así como un gran aumento en la ayuda para las zonas azotadas por la sequía, dijeron los gobernadores y legisladores que asistieron a la reunión. Dejar de actuar y no encontrar soluciones, advirtieron, puede resultar en "conflictos por agua" entre comunidades, ciudades, estados e incluso países, sin mencionar el costo en vidas humanas.

Todo ello es bastante cierto, pero visto desde la óptica de la desintegración y bancarrota del sistema financiero global, la amenaza de una guerra termonuclear y el plan de la reina de Inglaterra para eliminar a los seis mil millones de personas que considera "comensales inútiles" en el planeta, las propuestas de los gobernadores y los congresistas en sí mismas no pueden empezar a revertir la catástrofe que describió Herrera.

NAWAPA-Plus, la única opción

Esto es así especialmente desde que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha mostrado poca inclinación a romper con el marco económico neoliberal que ha dominado a México desde que se aplastó la perspectiva nacionalista de desarrollo del Presidente José López Portillo (1976-1982), aliado cercano del estadista Lyndon LaRouche. A pesar de algunos esfuerzos para aumentar las medidas paliativas, el gobierno ha hecho poco para abandonar las políticas "verdes” impulsadas en la administración anterior, de Felipe Calderón, por el entonces director de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), José Luis Luege Tamargo, un agente del fascista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) de la monarquía británica. El énfasis sigue en gran medida en "manejar" y "adaptarse" a la escasez de recursos.

En una entrevista con el periódico El Universal, publicada el 4 de mayo, el actual director de CONAGUA, David Korenfeld, reportó que ya existen planes de racionamiento de agua, programados para empezar primero en las zonas rurales y después, "si la emergencia persiste, continuar en zonas urbanas".

El único enfoque programático viable para enfrentar la crisis existencial que enfrenta el Gran Desierto Americano, del cual forma parte la zona central del norte de México —que se tiene que lograr mediante una serie de acuerdos entre naciones soberanas— es el proyecto conocido como "NAWAPA-Plus", la Alianza Hidráulica y Energética de Norteamérica, combinado con el largamente planeado Plan Hidráulico del Noroeste (PLHINO) y el Plan Hidráulico del Golfo Norte (PLHIGON), que crearía un proyecto hidráulico norteamericano único integrado.

Lyndon LaRouche y sus colaboradores han elaborado este proyecto en gran detalle en el transcurso de muchos años (ver artículo adjunto El Plan NAWAPA-PLHINO-PLHIGON transformará a México). El PLHINO y el PLHIGON, complementados dentro de México con otros grandes proyectos de infraestructura, incluyendo la construcción de docenas de plantas nucleares para la generación de electricidad y desalinización, transportarían agua del sur de México al norte que muere de sed, y mediante la conexión con el NAWAPA, transformarían estas tierras sedientas en tierras capaces de producir grandes cantidades de alimentos.

Estos proyectos no son desconocidos para algunos de los líderes electos de México. De hecho, en una conferencia de prensa el 27 de julio del 2012, el mismo gobernador Herrera que describió la crisis actual de México en términos tan crudos, le lanzó el desafío al entonces presidente electo Peña Nieto, e hizo un llamado para construir el PLHIGON, sin mencionar su nombre.

"Tenemos que traer el agua desde [los estados sureños de] Chiapas y Tabasco", dijo él, "donde lamentablemente se tira una gran cantidad de metros cúbicos de agua por la abundancia de este líquido, a los estados del centro-norte... y si estas sequías son recurrentes tenemos que pensar en una solución de raíz". Explicó que "son proyectos de largo plazo, pero será un reto de esta nueva administración federal y de la nueva Cámara de Diputados el realizar estudios y las inversiones... Hay que entrarle, aunque son proyectos a largo plazo pueden ser la solución. Lo que cuesten no es nada comparado con la falta de agua y las consecuencias tan dramáticas".

El gobernador Herrera explicó en esa ocasión que su propuesta es construir "acueductos, los cuales ayudarían a mitigar de fondo el grave problema de sequía que padece esa región, y que está dejando a millones de personas en la indefensión". Añadió que este proyecto sería un "puente" para unir a las regiones de México, y traer un mayor crecimiento económico, empleo y bienestar para las familias, y que se llevarían a cabo cinco reuniones regionales en diferentes estados durante el mes de agosto.

Durante la reunión del 29 de mayo, el congresista Oscar Cantón Zetina, del estado suroriental de Tabasco, intervino para ofrecer las reservas de agua de su estado para el desarrollo de la nación, dado que Tabasco posee el 30% del agua superficial de la nación, y experimenta inundaciones anualmente. "Si construimos ductos para el gas, el petróleo y sus derivados", preguntó, "¿por qué no podemos hacer lo mismo con el agua? Debemos invertir en transportar el agua y hacerla potable", dijo. Tabasco puede proveer mucha de esa agua a toda la nación.

En marzo de este año, el ministro de energía, Joaquín Coldwell, hizo un llamado para una amplia discusión de la energía nuclear como una respuesta "limpia" viable para México. "Es una discusión que tenemos que dar en el sector energético", afirmó. "Deberíamos ir a un programa nuclear más importante".

Los mexicanos están muriendo de hambre

Pero, como le dijeron los organizadores del Movimiento Ciudadano Larouchista (Mocila) a los gobernadores y a los legisladores que asistieron a la reunión del 29 de mayo, la pelea para construir estos proyectos y asegurar el futuro de la nación no se puede ganar internamente. Tal como lo hizo López Portillo, las fuerzas nacionalistas y las instituciones deben buscar y coordinarse con aliados internacionales, especialmente con LaRouche en Estados Unidos, sobre las bases de un compromiso con un enfoque de una política de principio que anule la dictadura financiera angloholandesa asesina que ha devastado las economías y poblaciones de ambas naciones , y del mundo entero.

Esto significa reinstaurar la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt en los Estados Unidos e internacionalmente -–México también requiere una norma similar de separación bancaria— y crear los sistemas bancarios nacionales y de crédito hamiltoniano (una tradición con fuertes raíces históricas en México) que puedan financiar la construcción de grandes proyectos de infraestructura hidráulica y relacionada tales como el NAWAPA-PLHINO-PLHIGON.

No se puede insistir lo suficiente en la urgencia de actuar de inmediato. Se estima que 1.280 millones de kilómetros cuadrados, de los 1.973 millones de kilómetros cuadrados del territorio nacional total de México, casi 65%, está afectado por la sequía. En varios estados, en especial entre las poblaciones más pobres, el hambre y la desnutrición proliferan.

Varias organizaciones campesinas reportaron a finales de mayo que las altas tasas de desertificación en el norte han causado la pérdida de por lo menos cinco millones de hectáreas que solían producir comida, resultando en la importación de 34 millones de toneladas de granos que de otro modo hubieran sido producidos en el país.

La escasez de comida afecta aproximadamente a 28 millones de personas, o uno de cada cinco mexicanos; 1.2 millones de niños sufren desnutrición, y 3.6 millones de niños de menos de cinco años no tienen suficiente comida para comer. Carlos Ramos Alba, miembro del Consejo Nacional de la organización campesina Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA) advirtió en una conferencia de prensa el 20 de mayo que la crisis alimentaria de la nación es tan severa que ha hecho que "sea un castigo tener que comer tres veces al día cuando no hay nada que aproximarse a la boca".

Sumemos a esto la decisión criminal del partido gobernante, el PRI, de quitar de su plataforma política nacional la cláusula que se ha opuesto históricamente a cualquier aplicación del impuesto al valor agregado (IVA) a los alimentos y medicinas. Sin esa última defensa del bienestar de los mexicanos, ¿qué van a hacer los mexicanos pobres?, preguntó Leopoldo González, vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora y Similares de la República Mexicana (Canainpa) en entrevista con entornointeligente.com a principios de mayo. "¡Tienen prohibido comer o enfermarse!" En el transcurso de los últimos 18 años, dijo, el costo de la canasta básica nutrimental se ha incrementado en 582%; un IVA de 16% va a poner los alimentos de primera necesidad y los medicamentos más básicos fuera del alcance. Varios periódicos mexicanos reportaron el 4 de junio que en el mes de abril, México tuvo la mayor tasa de inflación en el precio de los alimentos, 9.5%, de todos los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

Escasez de alimentos como amenaza de seguridad nacional

La sequía ha golpeado más fuertemente la región del norte de México, seguida por la región central. Según la Comisión Nacional Forestal (Conafor), de las veintidós ciudades del país consideradas como las más importantes en términos de su tamaño y su actividad económica, diecisiete se localizan en zonas áridas, con una población combinada de 48 millones de personas, o 42% de los 115 millones de personas en la nación.

"Nuestro país ya está sufriendo las consecuencias de la desertificación, toda vez que la sequía y la escasez de agua están cubriendo extensiones preocupantes por la sobreexplotación de los acuíferos", dijo Conafor en una declaración de finales de mayo. "El norte del país se muere de sed", se leía en un encabezado de Televisa en línea del 21 de mayo.

Según Arturo Osornio Sánchez, subsecretario de Desarrollo Rural de la Secretaría de Agricultura de México (SAGARPA), 18 de los 32 estados de México están "colapsados" debido a las sequías y las heladas. El Servicio Meteorológico Nacional ha pronosticado que la precipitación para mayo será de sólo la mitad de la precipitación promedio medida para ese mes en los últimos cuarenta años.

La inminente escasez de comida en México plantea una amenaza de seguridad nacional, advirtió el 3 de mayo Benjamín Grayeb, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA). La producción agrícola podría caer hasta el 20% este año, añadió, con un declive particularmente peligroso en la producción nacional de granos.

México actualmente importa más del 40% de sus alimentos, ¡y al mismo tiempo exporta enormes cantidades! Está en sexto lugar en el mundo en la producción de carne de res, aunque muchos de sus pequeños productores y ganaderos están en aprietos, forzados a matar animales prematuramente o venderlos porque no pueden alimentarlos. En el 2012, México produjo 1,800 toneladas de carne de res y se convirtió en uno de los mayores proveedores para el mercado estadounidense. Aun así, tuvo que importar 25% de su consumo de maíz, 51% de trigo y 75% de arroz, en tanto la sequía acabó con esas cosechas en estados importantes.

Sonora como ejemplo

La pelea que ha estallado en Sonora, uno de los estados agrícolas más importantes de México afectados por la sequía, es ilustrativa. El movimiento de LaRouche ha estado presente por años en este importante estado noroccidental, educando y movilizando a una parte importante de la ciudadanía alrededor de la urgencia de solucionar la escasez de agua que se hace cada vez peor, mediante una combinación de la construcción del PLHINO en conjunto con el NAWAPA, y plantas nucleares para la desalinización. Ahora, el Movimiento Ciudadano por el Agua, la comunidad de la Tribu Yaqui y círculos políticos más amplios en el estado, están exigiendo una política de agua racional y competente, y han llevado esa pelea a la presidencia de México, para forzar una decisión nacional.

En lugar de esto, el actual gobernador del estado, Guillermo Padrés, y los intereses financieros y de la WWF detrás de él, intentan tomar agua de la región agrícola del sur de Sonora, ya de por sí árida, transfiriendo agua del río Yaqui, mediante un nuevo acueducto, a la ciudad capital, Hermosillo, hasta que se agote esa agua también.

La confrontación entre estas fuerzas está llegando a un punto decisivo. El 8 de mayo, la Suprema Corte de la Nación ratificó un requerimiento de un tribunal estatal en contra de la construcción del acueducto, hasta que sean tomadas en consideración las preocupaciones de la comunidad Yaqui. El 21 de mayo, la comunidad Yaqui publicó una carta al presidente Peña Nieto como un anuncio a página completa en el periódico nacional Reforma, exhortándolo a obligar al gobierno estatal a obedecer la resolución del máximo tribunal.

Hay un consenso total entre el pueblo yaqui en contra de la idea de sobreexplotar una cuenca hídrica que ya está sobreexplotada, y para la que se pronostica un déficit mayor, se leía en la carta.

"El acueducto es la representación emblemática del abuso de poder y del desprecio por la ley, de quienes se empeñan en llevar a los extremos una política económica que impide la gestión de más agua, como la desalación y el PLHINO, al tiempo que quiere hacer valer criterios especulativos sobre un recurso estratégico para el desarrollo y el bienestar de los pueblos".

Seis días después, en Ciudad Obregón, Sonora, en un mitin de cerca de 20,000 personas que se oponen a la construcción del acueducto, al que asistió el alcalde y otras personalidades políticas, se aprobó un llamado del Movimiento Ciudadano por el Agua para un bloqueo indefinido de tres carreteras de cuota que son clave en la zona, hasta que el gobierno federal intervenga en esta pelea.