Putin: hay que estar conscientes de que se planifican capacidades para un primer golpe

26 de junio de 2013

26 de junio de 2013 — Directo de la cumbre del G-8 en el Norte de Irlanda, en donde resistió con éxito las presiones para que escalara el enfrentamiento militar en Siria, el Presidente ruso Vladimir Putin viajó a San Petersburgo a asistir al Foro Económico Internacional, que se inauguró el jueves 20, antecedido de un importante evento relacionado a la defensa militar el miércoles. Aprovechó la oportunidad para dejar claramente establecido que conoce la existencia de preparativos para un "primer golpe" en contra de hasta un país con armamento termonuclear y por lo tanto, el peligro de una guerra mundial.

Putin visitó la famosa Planta Obukhovo una instalación en San Petersburgo (Petrogrado o Leningrado), que ha producido armas durante 150 años (fundada en 1863, empezó a fabricar torpedos para la Armada Rusa desde 1884) y que está ahora, como parte de la Compañia Almaz-Antey, en proceso de unificar las cinco principales compañías de defensa en un Centro Regional del Noroeste para la producción e investigación y desarrollo militar. La Planta Obukhovo produce, por ejemplo, los sistemas de defensa antiaérea S-300 y S-400; cuyos contratos de venta previos con Siria de los S-300 se han convertido últimamente en un problema. El foco de la reunión, a la que asistió el Viceprimer Ministro Dmitri Rogozin, el Ministro de la Defensa Sergei Shoygu, el Ministro de Industria Denis Manturov y el dirigente de Roskosmos, Vladimir Popovkin, fueron las defensa aérea y espacial de Rusia.

En su repaso sobre el programa de adquisiciones de armas de Rusia para el período 2020, con respecto a mejorar las fuerzas de defensa espaciales y aéreas rusas, Putin repitió los puntos contenidos en su informe de enero del 2013 en el Club Izborsk, "Reforma de defensa como parte integral de una concepción de seguridad para la Federación Rusa".

En particular, Putin destacó los programas de contraataque no nucleares: "Vemos que en todo el mundo esta activo el trabajo para desarrollar sistemas de armas convencionales de alta precisión que en sus capacidades de ataque se comparan con las armas nucleares estratégicas. Los países que tienen dichos armamentos aumentan sustancialmente su capacidad ofensiva... Es más, cada vez se habla más entre los analistas militares sobre la posibilidad teórica de un primer golpe de desarme, de inhabilitación, incluso en contra de potencias nucleares. Esto es algo que también tenemos que tomar en consideración en nuestros planes para el desarrollo de nuestras fuerzas armadas".

En relación al programa de Defensa Antimisiles Balísticos en Europa de la OTAN y EU, Putin no se mostró impresionado por los recientes anuncios de que se estaba reconfigurando de tal forma que representara menos una amenaza para Rusia. "También sabemos" dijo, "que Estados Unidos continua trabajando en su sistema de defensa antimisiles estratégicos. Este proyecto está sufriendo una reconfiguración en términos de tiempo y geografía, y vemos y le damos la bienvenida a estos pasos que están tomando nuestros socios americanos. Pero al mismo tiempo, nadie ha renunciado al programa y este sigue adelante. La cuestión no es más que de tiempo: qué componente del sistema de defensa antimisiles se va a desplegar y cuando".

Putin criticó la decisión soviética —bajo Mickhail Gorbachov— de firmar el tratado de reducción de las Fuerzas Nucleares Intermedias, con los Estados Unidos en 1987. La transmisión noticiosa nocturna de ayer en el Canal 1 de Rusia destacó este punto, citando al exoficial del Ministerio de la Defensa, general Leonid Ivashov, coautor del documento del Club Izborsk sobre el tratado INF en tanto error craso de Rusia. Putin lo planteó de la siguiente manera, en una parte del discurso que también se destacó en la cobertura nacional por TV: "No solo Estados Unidos, sino también otros países, están trabajando activamente para mejorar sus sistemas de armas ofensivas, incluyendo misiles de alcance medio. Casi todos nuestros vecinos están desarrollando estos tipos de armamento. Yo les recuerdo que la Unión Soviética en su momento renunció a los misiles de alcance medio y firmó un tratado a ese efecto con nuestros socios americanos, que la Federación Rusa ha respetado. Es verdad, es algo difícil de entender por qué la Unión Soviética aceptó eso entonces, dado que estas armas tienen poca relevancia para los americanos de todas formas, ya que no tienen ningún lugar en donde usarlas. Pero para la Unión Soviética, y para Rusia hoy, especialmente dado que algunos de nuestros vecinos están desarrollando armas defensivas de este tipo, esta decisión es debatible por decir lo menos. Pero se tomó y ahora tenemos que proceder de acuerdo a las circunstancias actuales".

El resultado, agregó Putin es que: "No podemos aceptar una situación que pudiera poner el sistema disuasivo estratégico fuera de equilibrio y hacer menos efectivas nuestras fuerzas nucleares. Esta es la razón de por qué desarrollar nuestro espacio y nuestras fuerzas aéreas siguen siendo un área prioritaria en nuestros planes de desarrollo militar. Una efectiva defensa aérea y espacial es la garantía que garantizará que nuestras fuerzas estratégicas de disuasión sean eficaces y que se protegerá el territorio de nuestro país de armas lanzadas desde el aire y desde el espacio". Dijo que la defensa aérea y espacial va a recibir casi 20% de las contrataciones de fondos en los próximos siete años.