Grupo de consultoría de Boston propone ... lo cual "requiere un ambiente que se vio por última vez en los años 1930"

28 de junio de 2013

Grupo de consultoría de Boston propone barrer con algunos activos financieros, lo cual "requiere un ambiente que se vio por última vez en los años 1930"

28 de junio de 2013 — El influyente grupo de consultoría Boston Consulting Group (BCG), el segundo grupo de consultoría de gerencia en el mundo, emitió un memorándum el 23 de septiembre de 2011 donde plantea una estrategia para hacer frente a la crisis financiera global, que consiste en eliminar grandes porciones de los activos financieros de un plumazo, aún cuando eso signifique hundir al mundo en una profunda depresión genocida. El documento titulado Back to Mesopotamia? The Looming Threat of Debt Restructuring (¿De vuelta a Mesopotamia? La inminente amenaza de reestructuración de la deuda) plantea una "quita" por parejo de 34% en la zona del euro y una anulación del 26% y del 27% en los activos financieros de Estados Unidos y el Reino Unido, respectivamente.

La conclusión del informe de 15 páginas es que: "Entre más esperen los políticos y banqueros, más necesaria será la respuesta planteada en este documento. Desafortunadamente, llegar a un consenso sobre tales acciones duras puede requerir un ambiente visto por último vez en los 1930. Ciertamente las cosas eran más fáciles en Mesopotamia".

Aunque la propuesta del CG es una locura desde el punto de vista financiero y no funcionaría para nada —pues no aborda el problema fundamental de los $1,400 billones de dólares en especulación con derivados, como solo lo puede hacer una reorganización al estilo de la Glass-Steagall— el llamado a las armas que hace el BCG forma parte de la campaña que tiene en marcha una importante facción abiertamente fascista de la oligarquía británica y europea, que tiene su centro en el Banco de Pagos Internacionales (BPI), en Basilea, Suiza, y en el grupo tradicionalmente nazi del banco JPMorgan Chase, que Lyndon LaRouche denunció recientemente que pretenden llevar a Estados Unidos a la bancarrota. LaRouche ha respondido a eso con un llamado a que Estados Unidos los ponga a ellos en bancarrota preventivamente. En realidad, el documento del BCG fundamente gran parte de sus premisas y documentación estadística en los documentos de trabajo que publicó el BPI a principios de 2011.

En la recién concluida reunión de los ministros de finanzas de la zona del euro, los funcionarios tenían muy en mente este documento, de acuerdo a la publicación belga Express.be; en esa reunión se aprobó el procedimiento de "rescate interno" para la recapitalización de los bancos, consistente en robarse los fondos de los depositantes como hicieron en Chipre. Mientras que el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, propuso un robo por parejo del 8%, según la publicación belga, el grupo BCG "consideró que un impuesto del 30% sobre todos los activos sería la única salida de la crisis del euro. Varios economistas dicen que no hay otra solución que tomar el dinero de donde está: en las cuentas de los depositantes".