Se detuvo momentáneamente el desplome del mercado de bonos, con la hiperinflación de la Reserva Federal

2 de julio de 2013

2 de julio de 2013 — La caída del mercado global de bonos que venía sucediendo de manera constante y firme desde mayo y junio, se detuvo la semana pasada, temporalmente, gracias a la movilización de prácticamente toda la junta de gobernadores y presidentes de la Reserva Federal, para dar discursos a diestra y siniestra en alabanza de la política de imprimir dinero y seguir con "lo que sea necesario" de la Emisión Cuantitativa. El retiro de efectivo de los fondos especulativos que venían liquidando sus bonos, había llegado a un record de $23,000 millones de dólares para fines del 21 de junio, para una suma de $60,000 millones en las cuatro semanas anteriores; luego en los tres primeros días de la semana pasada, hasta el 26 de junio, se retiraron otros $17,000 millones más. En ese momento los discursos a favor de la hiperinflación de la Reserva Federal se daban hasta 3 veces al día.

Pero todavía hay detonantes que pueden convertir el desplome en cámara lenta del mercado de bonos, en uno súbito y total. Los más afectados son los bonos del mercado de bonos corporativo. Los rendimientos de los bonos chatarra subieron un 2% desde mayo y se han vuelto difícil de vender. Los bonos de major calificación se han elevado más todavía, hasta un 2.7% en promedio. La actividad es muy ligera, y esto ha llevado a una reducción, otra vez, del crédito para la economía en su conjunto.

Las tasas de los créditos hipotecarios a 30 años subió a 4.46% hace dos semanas, y la semana pasada todavía estaban en 4.45%, que es 1.1% por encima de su nivel de mayo, según Freddie Mac, la corporación estatal de crédito hipotecario.

Y luego está el mercado de bonos municipales, en donde el efecto próximo del incumplimiento de la deuda de la ciudad de Detroit sobre todas sus obligaciones en general, va a tener un efecto en el mercado de bonos que todavía no se ha calculado en este ambiente. Esto, aparte del efecto severo que tendrá en la situación de los fondos de pensión públicos a nivel nacional.

La última maniobra del Banco de Inglaterra de aumentar su Emisión Cuantitativa en más de $500, 000 millones de dólares esta semana, puede detonar la venta de bonos otra vez.