Putin le ofreció asilo a Snowden, pero con una condición

3 de julio de 2013

3 de julio de 2013 — El presidente ruso Vladimir Putin le ofreció asilo a Edward Snowden el 1 de julio, y dijo que se podría quedar en Rusia el tiempo que quisiera, pero con una condición: que ya no revele "secretos dañinos" sobre Estados Unidos. Al hablar ante la prensa en el Foro de Países Exportadores de Gas, Putin dijo: "Existe una condición si es que quiere quedarse aquí. Tiene que parar lo que está haciendo, de dañar a nuestros socios estadounidenses", y agregó después, "aunque suene raro viniendo de mi". Putin dijo que Snowden se considera a sí mismo como "un luchador por los derechos humanos", comparándose incluso con Andrei Sakharov, y agregó que no parece probable que deje de filtrar información de secretos estadounidenses (por lo tanto no va a aceptar la oferta de Putin). También se informó hoy que Snowden se reunió con autoridades rusas y les dio una lista de 15 posibles países a los que podría irse, después de que Ecuador esencialmente le negó su solicitud.

Putin le aseguró tanto a Obama como a Snowden que no estaba en discusión ninguna extradición. "Rusia nunca ha extraditado a nadie y no lo va a hacer ahora. De la misma forma en que nunca nadie ha sido extraditado a Rusia", agregó, con una velada referencia a la Guerra Fría. "Cuando mucho" destacó, Rusia intercambió sus empleados de inteligencia extranjera detenidos en el exterior "por aquellos que habían sido detenidos, arrestados y sentenciados en tribunales de la Federación Rusa".

Putín reiteró que Snowden "no es un agente ruso" y que el (Snowden) no estaba trabajando para los servicios de inteligencia rusos. Indicando que preferiría mejor no estar en esta posición, Putin le urgió a Snowden que escoja su destino final y vuele allá; aunque agregó que no tenía idea de cuando iba a suceder esto. "Si supiera, se los diría ahora" le dijo a la prensa.

Al hablar desde Tanzanía, Obama confirmó se estaban realizando "discusiones de alto nivel" entre los servicios de seguridad de Estados Unidos y de Rusia para "resolver" el caso Snowden. Reflejando el daño de las últimas revelaciones de Snowden, Obama ofreció que "obviamente, somos aliados (con los europeos), no nos espiamos unos a otros. Si yo quiero saber lo que piensa Merkel, le puedo hablar a Merkel" etc. Después hasta dio una respuesta estilo Bengasi cuando dijo "Le pedí a mi equipo que se reunieran y vieran este artículo, que averigüen de que pudieran estar hablando o no están hablando ellos (Spiegel, Guardian) y que se lo comuniquen apropiadamente a nuestros aliados".