El patriotismo de Snowden

11 de julio de 2013

11 de junio de 2013 — La segunda mitad de la entrevista que hizo Glenn Greenwald a Edward Snowden el 6 de junio en Hong Kong,[1] antes de que se identificara públicamente, se reprodujo el pasado martes 9 en el diario londinense Guardian. Snowden certeramente ataca la falta de liderato de Estados Unidos y el rumbo que lleva hacia una dictadura. Dice que el se unió al ejército después de la invasión a Irak porque creyó en "la bondad de lo que estábamos haciendo. Yo creí en la nobleza de nuestras intenciones de liberar a los pueblos oprimidos al otro lado del mar".

Pero, dijo, se dio cuenta de que "en realidad estábamos metidos en engañar a la sociedad y engañar a todas la sociedades, no solo a la sociedad estadounidense, con el fin de crear una cierta mentalidad sobre la conciencia globalista, y en realidad yo fui víctima de esto".

"Estados Unidos es fundamentalmente un país bueno. Tenemos buenas personas con buenos valores que quieren hacer lo correcto. Pero las estructuras de poder que existen están trabajando para sus propios fines para extender sus capacidades a costa de la libertad de todos las sociedades".

El tenía la esperanza de que se iban a controlar los excesos pero,"mientras observaba ví que esto no ocurría, y de hecho se estaban agravando los excesos de gobiernos anteriores y haciéndolos peores y más invasivos. Y realmente nadie le está haciendo frente para pararlo... La NSA le mintió al Congreso sobre la existencia de esta herramienta y específicamente a congresistas en respuesta a consultas previas sobre sus actividades de vigilancia".

Lyndon LaRouche señaló en su videoconferencia del 5 de julio [2] que Snowden representa una clase muy amplia de jóvenes estadounidenses, "que realmente no son estúpidos, algunos de ellos se han vuelto muy diestros en ciertas cosas, y se han convertido en parte de los servicios de inteligencia de Estados Unidos y trabajan por poco salario... están altamente calificados ¡y los han usado!... Así que ahora se han volteado y dicen, 'Hey, pueblo de Estados Unidos, estamos viendo día a día lo que el gobierno le hacen al pueblo de Estados Unidos. Estamos creando un sistema, del cual somos culpables de colaborar con él, para engañar a la mayoría del pueblo de Estados Unidos' Y en base a esto, Snowden, entre otros de este tipo, en cantidades desconocidas de su amplia población, hablando relativamente, han convocado estas capacidades y dicen, 'Nosotros sabemos que han estado engañando a nuestro gobierno y a nuestro pueblo, ladrones malvados en que Obama es el caso más representantivo!' Así que, el caso representativo Obama, lo vamos a derrocar, ¡vamos a hacer que se ponga de rodillas! Porque como decimos, esto tiene que parar! ¡Todas estas mentiras y engaños tienen que parar!".

Mientras tanto, Sam Adams Associates for Integrity and Intelligence, una organización de ex funcionarios de seguridad nacional, le otorgaron a Snowden su premio anual, por defender el juramento solemne que todos hicieron de "apoyar y defender la Constitución de Estados Unidos en contra de todos sus enemigos, internos o externos". Ray McGovern, ex funcionario de inteligencia y vocero de esa organización, escribe: "Cuando se hace uso indebido del secreto para esconder actividades anticonstitucionales, la lealtad a ese juramento y un deber superior como ciudadanos consciente dictan apoyar a los que dicen la verdad quienes se armaron de coraje para denunciarlos. Las revelaciones de Edward Snowden encajan en la definición clásica de los denunciantes".

vínculos:

[1] http://m.guardiannews.com/world/2013/jul/08/edward-snowden-surveillance-excess-interview

[2] http://larouchepac.com/node/27234