La propaganda terrorista de Obama

8 de agosto de 2013

8 de agosto de 2013 — Una fuente de inteligencia de EU muy bien colocada, describió la reacción del gobierno de Obama a la inteligencia creíble de un posible ataque terrorista por parte de al-Qaeda, como una "estratagema política" para tratar de contrarrestar los escándalos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y otros más. La fuente criticó duramente el cierre de 19 embajadas estadounidenses por una semana calificándola de una sobre reacción extrema, cuando menos. "En efecto, se clausuran las relaciones exteriores de Estados Unidos en buena parte del Medio Oriente y el Norte de África". La fuente agregó que la Casa Blanca de Obama está obsesionada con la idea de convertirse en un Presidente sin poder al final de su mandato. "Este es el elefante en el cuarto" destacó el funcionario, citando los crecientes escándalos en torno al espionaje del NSA la lista de objetivos políticos del IRS (Servicio de Recaudación Interna) y las nuevas revelaciones sobre el encubrimiento de la Casa Blanca de Obama al ataque en Bengasi. Si se bombardeara una embajada de EU en cualquier parte del mundo, eso sería el fin de la presidencia de Obama, concluyó el funcionario. Y nadie es más susceptible a este peligro político que Susan Rice.