Egipto estalla en violencia, presagia días oscuros

16 de agosto de 2013

16 de agosto de 2013 — El intento del gobierno interino de Egipto de dispersar físicamente a los miembros y partidarios de la Hermandad Musulmana de los dos sitios que ocupaban en el Cairo, en donde habían montado campamentos y se estaban armando desde hace seis semanas en protesta por la salida de Mohamed Morsi del gobierno de la Hermandad el 3 de julio, dio como resultado el estallido de una violencia creciente por todo el país. Según los informes oficiales, cientos de personas han muerto (otros informes de medios de prensa importantes dan cifras más elevadas.-ndr) y el gobierno interino ha declarado una emergencia nacional por un mes lo que pone en vigencia de nuevo las leyes de emergencia de 1958.

El Vicepresidente de Egipto y líder reformista Mohamed ElBaradei renunció en protesta en contra de las acciones militares. Algunas fuentes le dijeron a Ahram Online que los dos Viceprimer ministros de Egipto, Hossam Eissa y Ziad Bahaa El-Din, también ofrecieron sus renuncias.

Es evidente que los miembros de la Hermandad, que albergan terroristas vinculados a al-Qaeda, estaban totalmente preparados para desatar la violencia mientras el gobierno interino se preparaba para ponerle fin a las protestas, y de hecho respondieron a la acción del gobierno con cocteles molotov y otras armas. En la medida en que se extendía la violencia, la Hermandad Musulmana lanzó bombas y otro tipo de ataques violentos en contra de iglesias Cristianas Cópticas, especialmente en el sur del país.

Hace unos diez días Amnistía Internacional había informado que los campamentos de la Hermandad se estaban usando para secuestrar y torturas a personas pro gobierno que ellos capturaban.

La Hermandad también estaba muy consciente del apoyo del que gozaban en el exterior. Después de que estalló la violencia, la Casa Blanca condenó la represión contra los manifestantes, se opuso tajantemente a la declaración de estado de emergencia por parte de los líderes de las fuerzas armadas de Egipto. El vocero de la Casa Blanca Josh Earnest, que le estaba dando un informe a los reporteros mientras Obama se iba de vacaciones por ocho días, que le urgía a los lideres militares a que respetaran los derechos humanos básicos del pueblo egipcio.

El Secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague, dijo en declaración el pasado miércoles 14 que: "Yo condeno el uso de la fuerza para despejar a los manifestantes y le hago un llamado a las fuerzas de seguridad para que actúen con moderación". El presidente turco Abdullah Gül dijo hoy que la intervención armada por parte de las fuerzas de seguridad egipcias en contra de los manifestantes en el Cairo que apoyaban al derrocado presidente Mohamed Morsi era "completamente inaceptable".