Autoridades suizas reconocen el rescate interno global: se pueden apoderar de $650 mil millones para rescatar dos bancos suizos

14 de agosto de 2013

14 de agosto de 2013 — Un documento publicado por la agencia reguladora bancaria suiza FINMA está causando alboroto en Suiza, y confirma todas las denuncias que hizo LaRouchePAC y la Executive Intelligence Review (EIR) en contra del planeado "Robo Cuantitativo" que es conocido ahora por toda Europa como "planes para una nueva reorganización bancaria" y en Estados Unidos como el Título II de la Ley Dodd-Frank[1]. El documento dice que se pueden incluir en el cofre de los "rescates internos" hasta 600 mil millones de francos suizos (487 mil millones de euros o $650 mil millones de dólares) del dinero de los depositantes solo para salvar los dos grandes bancos suizos, UBS y Credit Suisse.

El documento del FINMA se dio a conocer el 7 de agosto y se publicó en inglés en el portal electrónico del FINMA. El documento es una evaluación de cómo funcionaría el procedimiento de rescate interno introducido en Suiza a fines del 2012 en el caso de los dos bancos suizos "demasiado grandes para quebrar" y es espeluznantemente descarado en lo que reconoce. Por ejemplo:

* Después de que se hayan agotado todos los otros instrumentos de rescate interno (acciones y bonos), "los depósitos no asegurados de alrededor de 300 mil millones de francos suizos por banco son potencialmente también sujetos del rescate interno";

* Pese a los acuerdos de rescate interno entre la FDIC (Corporación Federal de Seguros de Depósitos de Estados Unidos), el Banco de Inglaterra y el FINMA, se tienen que buscar soluciones para evitar que algún juez de un tribunal de EU bloquee los rescates internos. "Ciertos estados y leyes federales permiten que los reguladores de Estados Unidos se apoderen de los activos de las sucursales en EU y otros activos en Estados Unidos de un banco extranjero insolvente para satisfacer primero con dichos activos a los acreedores de las sucursales en Estados Unidos, antes de regresar lo que sobre a la oficina matriz del banco".

La publicación de FINMA se produce en el contexto de un creciente movimiento en contra de los planes de rescates internos en Suiza, iniciado después de que la EIR puso al descubierto el ardid del FINMA la primavera pasada. Aunque las intenciones de la FINMA hayan sido lanzar un golpe preventivo de defensa, esto se le está revirtiendo.

La publicación insideparadeplatz.ch puso al descubierto el esquema de rescate interno con el encabezado "300 mil millones del dinero de los depositantes para salvar al UBS y CS". "El documento de toma de posiciones del FINMA para salvar al UBS y CS es cosa seria" escribe. "El perro guardián se puede apoderar de 300 mil millones del dinero de los depositantes de cada uno de los bancos, para salvar a los dos bancos... esto es 75,000 francos per cápita de cada uno de los ciudadanos suizos.

"UBS y CS son Chipre a la décima potencia. Cientos de miles de millones de derivados oscuros están inactivos en la contabilidad de ambos bancos. Si cambia el viento en los mercados o los jefes cuantiosamente pagados hacen apuestas especulativas erradas, pueden desaparecer grandes tajadas del capital".

El artículo de insideparadeplatz tiene más de 60 comentarios de lectores enfurecidos, incluyendo algunos que piden separar los bancos. Ha crecido inmensamente el reconocimiento a las acusaciones de la EIR, en donde algunos suscriptores han tomado la iniciativa de enviar artículos de la EIR a listas de direcciones.

El mensaje sobre los bancos estadounidenses demasiado grandes para quebrar es claro: el "Título II" de la Dodd-Frank autoriza el mismo plan de "reorganización bancaria" —incluyendo rescates internos de los acreedores no asegurados y depositantes no asegurados para "recapitalizar" estos bancos cuando estén insolventes— que se está adoptando por toda Europa. El ardid se elaboró originalmente en el 2009 en la Junta de Estabilidad Financiera (FSB por siglas en inglés) en el Banco de Pagos Internacionales. Las autoridades suizas simplemente son más descaradas que cualquier otro que las haya anunciado hasta ahora: "Si tenemos que hacerlo, nos vamos a apoderar de tus depósitos para salvar a los grandes bancos".

Para parar esto, hagamos que el Congreso Federal restablezca la Ley Glass-Steagall.