Egipto en la encrucijada: ¿intentará la Hermandad Musulmana desatar la guerra civil?

20 de agosto de 2013

20 de agosto de 2013 — El viernes 16 fue otro día de violencia con enfrentamientos callejeros en el Cairo y otras ciudades de Egipto, en donde los lideres de la Hermandad Musulmana han convocado a marchas masivas después de las oraciones del viernes en la tarde. Cuando una manifestación de partidarios de la Hermandad Musulmana, algunos armados con pistolas y otro tipo de armamento, se aproximaba a la Plaza Ramsés en el Cairo y otras localidades en diversas partes de la capital, se desataron los disparos. Algunos de los enfrentamientos callejeros fueron entre miembros y partidarios de la Hermandad Musulmana y por el otro lado comités públicos creados en los últimos días por el movimiento juvenil Tamerod que apoya al gobierno interino egipcio y al general al-Sissi.

Según fuentes en el sitio de los acontecimientos en Egipto, una facción de la Hermandad Musulmana está convencida de que, en estos momentos, ellos pueden ganar una batalla decisiva en contra del gobierno interino y el general al-Sissi. Se cree que en la región del Sinaí hay combatientes neosalafistas involucrados en intensos combates en contra de las unidades elite del Ejército de Egipto. Sin embargo, estas fuentes informan que el general al-Sissi cuenta con apoyo popular abrumador y que hay un sentimiento de que la Hermandad Musulmana no tiene la capacidad de sostener el nivel de protestas y violencia de las últimas 48 horas. Estas fuentes creen que para la próxima semana, la situación se va a volver más estable, y que el ala radical de la Hermandad Musulmana se va a ir a la clandestinidad, para iniciar un período prolongado de terrorismo de baja intensidad, como el terrorismo que azotó a Egipto a fines de los 1990.

Según fuentes en Washington, Arabia Saudita está instando fuertemente a los generales egipcios para que se apoderen del poder y se queden con el, en vez de seguir adelante con sus planes de revisión constitucional, seguidas de elecciones parlamentarias y presidenciales el próximo año. Arabia Saudita, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos están derrochando dinero en Egipto para fortalecer sus posiciones de influencia en lo que se desarrollan los combates callejeros. Los próximos días van a ser decisivos para decidir si se puede restablecer una relativa calma o se va a intensificar la violencia.