Corredores de Credit Suisse se jactan: "Nosotros creamos los rescates internos"

20 de agosto de 2013

20 de agosto de 2013 — La denuncia que hizo el semanario EIR y el movimiento LaRouche sobre la atrocidad de los mentados "rescates internos" tuvo el efecto que tiene el exorcismo en el que está poseído. Los criminales se descubrieron ellos solos, abriendo flancos para su destrucción. En un artículo publicado en el sitio electrónico del banco Credit Suisse del 15 de agosto [1], se jactan del papel que tuvieron sus funcionarios en el lanzamiento de la idea de los rescates internos y en convencer a los gobiernos e instituciones para que los adoptaran.

Como ya lo había denunciado EIR fueron dos corredores del Credit Suisse en Londres, Wilson Ervin y Paul Calello, los que empujaron los rescates internos después de la crisis de Lehman, y los promocionaron públicamente por primera vez en un artículo en la revista Economist desde el 2010.

La publicación en internet del 15 de agosto del Credit Suisse dice: "En el 2009 los gerentes de Credit Suisse empezaron a desarrollar un nuevo concepto, el llamado 'rescate interno', una recapitalización acelerada en donde se usan los propios recursos del banco", tomando técnicas claves de las herramientas que se usan en una reestructuración corporativa. A principios del 2010, Paul Calello, entonces jefe de banca de inversiones y Wilson Ervin, actualmente vicepresidente del banco, fijaron una versión condensada de esta propuesta en un artículo firmado publicado en The Economist.

"Desde ese entonces, los ejecutivos de Credit Suisse, incluyendo a su presidente Urs Rohner y el director ejecutivo Brady Dougan han trabajado estrechamente con los formuladores de políticas, inversionistas y académicos para transformar esta idea en una herramienta práctica y efectiva para una solución real de este problema central. Esta idea ha ganado considerable tracción en los círculos políticos de Estados Unidos y Europa".

"El concepto del rescate interno... fue adoptado por la Junta de Estabilidad Financiera y se ha invertido mucho trabajo en convertir este concepto en una herramienta política y legal práctica que se pueda aplicar en general.

"Urs Rohner, quien preside actualmente el organismo de política regulatoria del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por siglas en inglés), el Comité Especial sobre Regulación Efectiva (SCER por siglas en inglés), ha subrayado consistentemente la importancia de encontrarle una solución a los 'Demasiado grandes para quebrar'. El fue miembro de la comisión de expertos nombrada por el gobierno de Suiza, que propuso una solución en el contexto de Suiza y presidió el Grupo de Trabajo de Resoluciones Transfronterizas del IIF antes de asumir la presidencia del SCER. Bajo el liderato de Rohner, el IIF reunió a expertos bancarios y legales para que desarrollaran recomendaciones políticas detalladas sobre este tópico. En el 2012, por ejemplo, el grupo publicó un extenso documento programático, 'Robusteciendo la Reorganización - El marco legal e institucional para una efectiva reorganización transfronteriza de las instituciones financieras'.

"En medio del avance en este tema, los ejecutivos de más alto rango en el Credit Suisse continuaron abogando tajantemente sobre el uso del rescate interno. El junio del 2012, los miembros de la junta John Tiner y Dick Thornburgh contribuyeron en un artículo editorial en el American Banker en donde enfatizaron la importancia de los regímenes de rescate interno creíbles junto con reglas sobre capital más duras como el núcleo de un sistema financiero más fuerte.

"Más recientemente, Wilson habló ante la reunión general anual de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA por siglas en inglés) en Singapur el 25 de abril sobre la necesidad de introducir regímenes de rescate interno que sirvieran de cortafuegos en contra de quiebras sistémicas... Wilson es actualmente vicepresidente en la Oficina Grupo Ejecutivo y está activo en una variedad de proyectos relacionados con reformas financieras".

Aunque la gente del Credit Suisse tuvo un papel clave en establecer los mecanismos del planeado "robo cuantitativo" (o sea, el rescate interno) este no es un "astuto suizo". Esta es la estrategia para toda la región trasatlántica, y los actores suizos no son más que parte del centro de operaciones con sede en Londres. Ahora que el antiguo sicario de Goldman Sachs, Marc Carney, ha tomado control del Banco de Inglaterra, esto se ha vuelto aún más evidente. Carney es a la vez el presidente del Foro de Estabilidad Financiera en el BPI (Banco de Pagos Internacionales), que es el centro institucional de las discusiones sobre el rescate interno, primero bajo Mario Draghi y ahora bajo el nuevo jefe del Banco de Inglaterra.