Advertencia subestimada sobre la burbuja de la deuda bancaria y su explosión

21 de agosto de 2013

21 de agosto de 2013 — Un artículo con un enfoque extraño ayer en el noticiero de Bloomberg, titulado "Obama teme que la nueva burbuja se trague la recuperación" [1] reporta no obstante indicios específicos y transmite una advertencia sobre un nuevo estallido de la burbuja de la deuda de los bancos, aunque cita cuidadosamente a varios "expertos" diciendo que dicha implosión "no es inminente". Fuentes cercanas al gobierno de Obama le hablaron a la EIR sobre este artículo, y dijeron que era una advertencia objetiva.

La "evidencia" de que Nerobama sabe de una amenaza de desplome es poca, consistente en el discurso de rigor de perogrulladas y trivialidades de Obama. Pero algunos de sus despistados ex asesores o asesores actuales han llegado a comentar lo siguiente: la emisión de bonos chatarra para el 2013 ya es de $241 mil millones, más que en todo el 2007 el año en que se desplomó la burbuja de la deuda; la emisión de los derivados "Obligaciones de Deuda con Garantía prendaria" (CLO) de los bancos de inversiones ha alcanzado en el 2013 un nivel récord; el precio promedio de las viviendas se ha incrementado un 12% en el último año; los préstamos marginales en las compras de acciones han aumentado en lo que va de este año en relación al 2012 en una tercera parte y están a un nivel récord, etc.

Mientras tanto la política de "no salida" (de le Emisión Cuantitativa) de la Reserva Federal continua causando pérdidas cuantiosas y diseminadas, incluyendo en la misma Reserva. El alza constante en las tasas de interés en los bonos alcanzó el lunes los 2.9% en los bonos a 10 años del Tesoro de EU, cerca del doble de la tasa de hace tres meses y medio. Bloomberg informa que las pérdidas generalizadas en el mercado de bonos en mayo y junio combinados fueron de aproximadamente 3%, más que las pérdidas combinadas en los meses de pánico de septiembre, octubre, 2008. Después de una pausa en julio, se esperan mayores pérdidas en agosto.

El mismo informe concluye con la aseveración de que "la oferta monetaria (en circulación) está al nivel más bajo en las últimas cinco décadas". Aunque no queda claro a que datos se está refiriendo, refleja la constante carencia de préstamos y de crédito de los bancos a la economía, en la medida en que los grandes volúmenes de dinero que reciben algunos de los bancos de la "EC" (Emisión Cuantitativa) de la Reserva Federal se va a aumentar la iliquidez de los valores y derivados.