Locura japonesa apostar a la energía solar y eólica

23 de agosto de 2013

23 de agosto 2013 — El Ministerio japonés de Economía, Comercio e Industria está invirtiendo 20 mil millones de yenes ($203 millones de dólares) en un dispositivo en batería de "tecnología de flujo de oxidación de vanadio" de la empresa Sumitomo Electric Industries Ltd., para ser utilizado en una instalación ubicada en la isla más septentrional del Japón, Hokkaido, para almacenar energía solar y eólica de emergencia.

Es bien conocido que ni la energía solar o eólica están lejos de ser competitivas en el precio (sin contar los enormes subsidios), incluso cuando se utiliza en una red eléctrica basada en la tradicional energía térmica y fuentes de energía nuclear, pero pocos se dan cuenta de lo que sería la economía de una red eléctrica totalmente "alternativa".

Para reemplazar con las plantas "peligrosas" de energía nuclear o las plantas térmicas "emisoras de carbón" con las supuestas alternativas "limpias y seguras" significa proporcionar energía a la ciudadanía y a la industria 24 horas al día y 7 días a la semana, independientemente de que haya sol o que sople el viento. El experimento japonés muestra esto.

La pila de vanadio es para almacenar la energía eléctrica a partir de una fuente alternativa cuando no hay viento ni brilla el sol. Lo cual es probable que sea a menudo. La Isla de Hokkaido, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, está ligeramente al norte de Boston, Massachussets, así que durante el invierno habrá muy poca o nada de energía solar durante los meses de invierno. Las turbinas de viento pueden producir energía cerca de su capacidad nominal a condición que los vientos soplen dentro de un rango estrecho (con vientos fuertes las turbinas deben estar apagadas a riesgo de desintegrarse).

La agencia noticiosa Bloomberg indica que la nueva tecnología tiene una "capacidad de 60 megavatios-hora... Un megavatio es suficiente para abastecer a unos.333 viviendas en Japón". En otras palabras, la planta podría proporcionar la fuerza de una subdivisión pequeña para apenas dos días y medio nublados y sin viento, a un costo de alrededor de 700,000 dólares por hogar.

La planta de Hokkaido es experimental por lo que el costo de un planta de producción de éxito podría ser menos, pero la contabilidad de la "energía alternativa" es conocido por no tomar en cuenta todos los costos operativos de mantenimiento y reparación. Los experimentos originales con vanadio fueron abandonados debido a que la tecnología no fue capaz de mantener la carga.

La energía solar y eólica, debido a su variabilidad inherente también requiere un reemplazo completo de la red eléctrica. El equipo eléctrico es notoriamente muy vulnerable a las variaciones de la corriente, la carga y la tensión que son inevitables en la generación "natural" de energía. Las estimaciones de estos costos varían, pero nunca son incluidos en la comparación alternativa a la generación tradicional de energía.

El experimento Hokkaido podría ser sumamente útil si se toman en cuenta todos los costos de 100 por ciento del sistema de energía alternativa con exactitud (batería, red, mantenimiento, casos especiales, etc.) y publicados para que se conozcan.