Fuerzas rusas se declaran en alerta máxima ante lanzamiento israelí que se detecta dirigido a Rusia

4 de septiembre de 2013

4 de septiembre de 2013 — Rusia reaccionó con la mayor seriedad al lanzamiento que hizo Israel [1] de lo que Tel Aviv calificó de dos "objetivos balísticos" (como práctica de defensa antiaérea) en dirección este, cruzando el Mediterráneo. Le tomó horas, después de que los rusos anunciaron que lo habían detectado, clarificar que el lanzamiento no era un ataque en contra de Siria. Sin embargo, el punto que destacaron los medios informativos televisivos rusos anoche fue que se había detectado y se había actuado en consecuencia por estar posiblemente dirigido hacia Rusia. En el Canal Uno de Rusia entrevistaron al viceministro de la Defensa, Anatoli Antonov, quien dijo: "Nótese hacia donde se estaba dirigiendo y la dirección en la que se movía el misil: volaba hacia el este, es decir, hacia la Federación Rusa".

"¿Hay otra región que sea más inestable y cargada de armas que el Mediterráneo actual? se preguntó Antonov en la entrevista. "Yo no puedo entender cabalmente cómo es que alguien quiera jugar con las armas, con misiles, en esta región". Según RIA Novosti, prosiguió diciendo: "El Mediterráneo es un barril de pólvora. No se necesita más que un fósforo para encender el polvorín en la región y que se extienda posiblemente no solo hacia los estados vecinos sino hacia otras regiones del mundo también. Yo les quiero recordar que el Mediterráneo está cerca de las fronteras de la Federación Rusa".

El Canal Uno de Rusia destacó que el radar nuevo Voronezh-DM detectó los lanzamientos en Armavir en el sur de Rusia, las instalaciones estratégicas antimisilísticas, que Rusia ha ofrecido repetidamente como parte de la cooperación de defensa antimisilística con Estados Unidos. Después de haberlo detectado, dice el informe, el ministro de la Defensa, Sergei Shoygu, inmediatamente le informó al presidente Putin. Antonov dijo que el sistema de advertencia temprana funcionó bien, incluso los procedimientos para poner rápidamente en nivel intensificado de listos para el combate al Punto de Comando Central del Estado Mayor, así como también el Centro de Comando de las Fuerzas de Defensa Aeroespaciales.

El informe de la televisión rusa destaca las contradicciones entre las declaraciones israelíes de que eran lanzamientos de prueba llevados a cabo conjuntamente entre EU e Israel y las declaraciones anteriores de Washington negando que Estados Unidos hubiera tenido algo que ver con esto. Sin embargo, el reportero, al igual que Antonov, también afirmaron que incluso si a Estados Unidos solo se le hubiera notificado con anticipación del planeado lanzamiento israelí, los estadounidenses estaban obligados a informarle a Moscú en base al acuerdo soviético-americano de 1988 sobre notificaciones sobre lanzamientos misilísticos.

"Lanzamientos de este tipo de misiles causan alerta en varios países" dijo Antonov. El informe ruso afirma que el "objetivo" utilizado era un misil balístico de mediano alcance "Sparrow" y las gráficas en la televisión muestran su trayectoria cruzando casi la mitad del Mediterráneo. También entrevistaron a analistas rusos sobre cual pudiera haber sido el mensaje también para Irán.