Putin: Un ataque a Siria sin la aprobación de las Naciones Unidas, sería un acto de agresión

6 de septiembre de 2013

6 de septiembre de 2013 — En la víspera de la cumbre del G-20, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, le dio una amplia entrevista a la agencia de noticias AP, a [1] y al Canal Uno de la televisión rusa, donde dijo que es "completamente absurdo" pensar que el gobierno de Assad llevó a cabo un ataque militar con armas químicas, y que cualquier ataque militar de Estados Unidos a Siria, que no cuente con la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, sería un acto de agresión.

En toda la prensa de Estados Unidos, de Gran Bretaña y Europa, se publicaron ampliamente las declaraciones de Putin, y se tergiversaron descaradamente, como si se dejara abierta la posibilidad de un respaldo de Rusia al ataque militar contra Siria. Los medios noticiosos sacaron de contexto las declaraciones de Putin, en el sentido de no "descartaría" el apoyo a una acción militar en Siria si existiera una resolución pertinente de las Naciones Unidas basada en evidencia concluyente. Pero el punto esencial realmente de la entrevista fue lo que Putin ha estado diciendo todo este tiempo: que el no espera que esa evidencia concluyente aparezca, y que categóricamente se opone a cualquier uso unilateral de la fuerza militar sin la aprobación de las Naciones Unidas.

"En nuestra opinión, es absolutamente absurdo que las fuerzas armadas regulares [de Assad], que actualmente están a la ofensiva y que en algunas zonas han rodeado a los llamados rebeldes, y que realmente los están acabando, que en estas circunstancias comenzarían a utilizar armas químicas prohibidas, sabiendo muy bien que esto serviría de pretexto para que les impusieran sanciones, incluyendo el uso de fuerza militar", dijo Putin.

Como hiciera en las declaraciones sobre Siria que dio en Vladivostok el fin de semana pasado, Putin enfatizó que dentro de Estados Unidos existe gran oposición a un ataque militar contra Siria, afirmando que incluso en Estados Unidos "hay expertos que creen que la evidencia presentada por el gobierno no se ve muy convincente, y no excluyen la posibilidad de que la oposición haya llevado a cabo una provocación premeditada, con la intención de darle a sus patrocinadores un pretexto para una intervención militar".

"Si hay datos que dicen que se usaron armas químicas, y que específicamente fueron usadas por el ejército regular", dijo Putin, "se debe presentar esta evidencia ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Y deben ser convincentes. No deben estar fundamentadas en algún rumor o información obtenida por servicios especiales a través de cualquier tipo de información secreta, de conversaciones y cosas como esas".

Putin le recordó a la gente que Bush mintió acerca de las armas de destrucción masiva en Irak: "Todos estos argumentos resultaron insostenibles, pero fueron utilizados para lanzar un ataque militar, cosa que muchos, hoy, en Estados Unidos consideran que fue un error. ¿Acaso se olvidaron de eso?".

Las declaraciones del Presidente ruso en el sentido de que no se descartaría el apoyo al uso de la fuerza contra Siria, se debe informar en su contexto cabal. El corresponsal de AP preguntó, "¿Cuál sería la posición de Rusia si usted se convenciera de que fueron usadas por el gobierno de Siria? ¿Respaldaría una acción militar?" Putin respondió: "Yo no lo descarto, pero quisiera llamar su atención hacia un aspecto absolutamente fundamental. Bajo la ley internacional existente, solo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas puede autorizar el uso de la fuerza militar en contra de un Estado soberano. Cualquier otro pretexto o método para justificar la utilización de fuerza militar en contra de un estado soberano independiente es inadmisible y solo se puede interpretar como un acto de agresión".

El corresponsal de AP John Daniszewski insistió en preguntar por qué Rusia no toma distancia de Assad ahora, y Putin respondió: "Una vez que tengamos datos objetivo y precisos sobre quien cometió esos crímenes, entonces vamos a reaccionar. Asumir algo ahora y decir de antemano, algo como, sí, vamos a hacer esto o lo otro, sería absolutamente incorrecto. Esto no se hace en política. Sin embargo, le puedo asegurar que vamos a tomar una posición de principios. Quisiera decir que nuestra posición se fundamenta en principios, porque el uso de armas de destrucción masiva es un crimen". Entonces Putin volteó el tablero: "Por otro lado, además hay otra pregunta que hacer. ¿Si se determina que las armas de destrucción masiva fueron utilizadas por los rebeldes, que va a hacer Estados Unidos con ellos? ¿Que van a hacer al respecto los que patrocinan a los rebeldes? ¿Van a dejar de enviarles armas? ¿Van a iniciar entonces acciones militares contra de ellos?"

Putin negó que la posición de Rusia esté sustentada en una relación especial con Assad: "No estamos defendiendo al gobierno. Estamos defendiendo cosas completamente distintas. Estamos defendiendo las normas y los principios del derecho internacional. Estamos defendiendo el orden mundial moderno. Defendemos la posibilidad... de utilizar la fuerza solo en el contexto del orden internacional existente, de los fallos internacionales y la ley internacional. Eso es un valor absoluto. Cuando se manejan cuestiones que están relacionadas con el uso de la fuerza militar fuera del marco de las Naciones Unidas y de su Consejo de Seguridad, entonces corremos el riesgo de que tales decisiones arbitrarias puedan aplicarse contra cualquiera y por cualquier pretexto".

Cuando por tercera o cuarta vez Daniszewski le preguntó "¿Cuál va a ser su reacción?" si Obama sigue adelante, con la aprobación del Congreso, con el ataque militar, a lo que Putin le inquirió: "Trabajas para alguna agencia de noticias o para la CIA? Estás haciendo preguntas que usualmente hacen colegas de otras agencias. Como por ejemplo, cuáles son los planes de Rusia ante un posible curso de acontecimientos, o de un segundo, o de un tercero. Tenemos nuestras ideas de cómo actuaríamos en una situación que se desencadene con el uso de armas, o sin ellas. Tenemos nuestros planes; pero es muy prematuro discutir eso".

Al día siguiente Putin hizo más comentarios sobre Siria, durante la reunión con el Consejo de Derechos Humanos de Rusia, Putin dijo que John Kerry, el Secretario de Estados de Estados Unidos, le mintió al Congreso acerca de que no hay miembros de Al-Qaeda en Siria. La Voz de Rusia informó de esta manera las declaraciones de Putin: "Vi los debates en el Congreso. Un congresista le preguntó al señor Kerry: '¿Está allá Al-Qaeda?' Y su respuesta fue: 'No, les decimos responsablemente que no están allá'. La principal unidad de combate de los rebeldes sirios se llama Al-Nusra, una unidad de Al-Qaeda. Ellos [Estados Unidos] son conscientes de eso. El [Kerry] mintió. Y el sabe que mintió. Esto es triste".