Obama y Powers declaran el fin del derecho internacional y la ONU

9 de septiembre de 2013

9 de septiembre de 2013 — En su conferencia de prensa al finalizar la cumbre del G-20 el pasado viernes 6, el Presidente Barack Obama esencialmente declaró que la ONU era una institución obsoleta e inoperante que por lo tanto iba a ser totalmente ignorada por el rey Nerobama. Después ese mismo día, su sicótica embajadora ante la ONU, Samantha Powers [2] reiteró lo estipulado en términos aún más precisos. Ambos dijeron, casi en los mismos términos (con el permiso de Alicia en el país de las maravillas) que: el derecho internacional es lo que nosotros decimos que es.

Obama, tratando de justificar su plan de lanzar una guerra en contra de Siria, con un desprecio criminal por la constitución de Estados Unidos y por las leyes internacionales establecidas en la ONU, dijo que:

"Es mi opinión que dada la paralización del Consejo de Seguridad sobre este tema, si es que somos serios sobre defender la prohibición sobre el uso de armas químicas, entonces se requiere una respuesta internacional, y esta no va a provenir de una acción del Consejo de Seguridad. Y yo respeto a aquellos que están preocupados de sentar precedentes de acciones al margen de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero, en última instancia, en lo que yo creo más profundamente, porque yo creo que la seguridad del mundo y mi tarea en particular velando por la seguridad nacional de los Estados Unidos, requiere que cuando se produce una violación así de descarada a una norma así de importante, y la comunidad internacional está paralizada y congelada y no reacciona, entonces esa norma se empieza a deshacer; hay momentos en donde se tienen que tomar las decisiones difíciles si es que vamos a defender las cosas que realmente nos importan. Y yo creo que este es uno de esos momentos.

"Y si terminamos usando el Consejo de Seguridad de la ONU, no como una forma de hacer que se apliquen las normas internacionales y el derecho internacional, sino, más bien, como una barrera que impida actuar a nombre de las normas internacionales y el derechos internacional, entonces yo creo que la gente correctamente va a quedar bastante escéptica con el sistema y si puede funcionar para proteger a aquellos niños que vimos en esos videos".

"Y ellos siempre ven hacia Estados Unidos. ¿Por qué no hace nada Estados Unidos al respecto? La nación más poderosa sobre el planeta. ¿Por qué permite que estas cosas terribles sucedan? Y luego, si la comunidad internacional se voltea cuando uno dice que es hora de tomar responsabilidades y dice, 'bueno, espérame un segundo, nosotros no estamos seguros'. Eso erosiona nuestra capacidad de mantener el tipo de normas que estamos considerando". (énfasis agregado)

Obama por lo menos admitió que Siria no era una amenaza directa para Estados Unidos o sus aliados, admitiendo así que sus políticas bélicas eran ilegales según la Constitución. "Yo sometí la guerra [contra Siria ante el Congreso porque honestamente no podía argumentar que el uso de armas químicas por parte de Assad en contra de civiles inocentes y mujeres y niños representara una amenaza inminente, directa, contra Estados Unidos... Yo no podía decir que iba a tener un impacto inmediato directo sobre nuestros aliados".

Tres veces le preguntaron a Obama si el seguiría adelante con el bombardeo si el Congreso decía que no y tres veces se negó a contestar.

Después ese día, Samantha Power habló en el Centro para el Progreso Americano en Washington. Leyó su discurso y se escurrió por la puerta sin contestar preguntas. Sonaba extremadamente defensiva y regodeándose en sus lágrimas de cocodrilo por las víctimas adjudicadas a Assad, Power dijo:

"Rusia, con frecuencia con el respaldo de China, ha bloqueado toda acción pertinente en el Consejo de Seguridad... Según los cálculos de costo-beneficio de Assad, el tuvo que haber sopesado los beneficios militares de usar esta arma atroz con el reconocimiento de que se podía salir con la suya debido a que Rusia iba a respaldar a Siria en el Consejo de Seguridad...

"La gente se pregunta, ¿no deberían los Estados Unidos trabajar junto con el Consejo de Seguridad en un tema que tiene implicaciones tan claras para la paz y la seguridad internacional? La respuesta es, por supuesto que si. Lo haríamos si pudiéramos, pero no podemos... El sistema internacional que fue fundado en 1945, un sistema que diseñamos específicamente para responder al tipo de horrores que vimos que estaban ocurriendo en la Segunda Guerra Mundial, no ha cumplido con sus promesas y sus responsabilidades en el caso de Siria.. Y es ingenuo creer que Rusia está al borde de cambiar su posición y permitirle al Consejo de Seguridad de la ONU que asuma el papel que le corresponde como el garante de la seguridad y la paz internacional. En pocas palabras, el Consejo de Seguridad que necesita el mundo para hacerle frente a esta crisis urgente no es el Consejo de Seguridad que tenemos". (énfasis agregado)

Terminó diciendo que ella sabía que "no he contestado todas las dudas que existen en esta sala, en esta ciudad, en este país o en la amplia comunidad internacional" y abandonó la sala.