Lavrov y Kerry llegan a un acuerdo sobre las armas químicas de Siria

16 de septiembre de 2013

15 de septiembre de 2013 — El sábado cambió el rumbo que llevaba la historia de la humanidad, cuando alrededor de las 8:00am (hora del Este de Estados Unidos), John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, y Sergey Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores ruso, anunciaron que llegaron a un acuerdo sobre el marco para eliminar el arsenal de armas químicas de Siria. En este acuerdo, en diez días, Siria debe dar a conocer las armas químicas que tienen almacenadas, los sitios de almacenamiento y las plantas de producción, y para noviembre los inspectores internacionales deben estar en el sitio en Siria con acceso sin trabas. El objetivo del acuerdo es la destrucción o la eliminación de todo el arsenal de armas químicas que tiene Siria para mediados de 2014. El acuerdo además especifica que si hubiera algún problema de incumplimiento, se iría al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para considerarlo en base al capítulo 7 del acta constitutiva de la ONU, pero Lavrov dejó claro aquí que el uso de la fuerza no es automático, y de hecho, dijo que cualquier especulación al respecto es inútil.

Según la reseña del diario New York Times, Kerry y Lavrov sostuvieron una serie de reuniones el 13 de septiembre, la última de las cuales concluyó a la medianoche, y a la mañana del sábado siguiente 14 se volvieron a reunir con la participación de sus expertos en control de armamento, y se vio a Lavrov y a Kerry en la zona de la piscina del hotel, "sentados bajo una sombrilla blanca tomando café mientras estudiaban el texto del acuerdo". Este proceso, escribió Michael Gordon en el New York Times, "recuerda las negociaciones sobre los tratados durante la Guerra Fría".

El movimiento hacia el acuerdo se aceleró aparentemente cuando el Presidente Obama retiró de la mesa de negociaciones el tema del uso de la fuerza relacionado con la resolución que deberá aprobar el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Aunque Obama todavía se "reserva el derecho" de lanzar ataques militares contra Siria, el gobierno reconoce que Rusia nunca respaldaría una resolución que autorice el uso de la fuerza.

Luego de salir de Ginebra, Kerry se dirigió a Jerusalén el domingo 15 para informar al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y luego partió a París donde se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, y el canciller británico, William Hague. También se reuniría con el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Saud al-Faisal, quien estaba en París en esos momentos. El mismo diario señala que Arabia Saudita ha sido un fuerte patrocinador de la acción militar contra Siria.