El 11 Simposio Internacional sobre Tecnología de Fusión Nuclear se reúne en España

21 de septiembre de 2013

21 de septiembre de 2013 — Más de 500 científicos e ingenieros de los más destacados del mundo en el campo de la energía de fusión se dieron cita esta semana en la ciudad de Barcelona, España, bajo los auspicios del 11 Simposio de Tecnología de Fusión Nuclear (ISFNT, por sus siglas en inglés). Este simposio se ha venido llevando a cabo cada tres años en diferentes naciones desde 1988 (el primero fue en Japón), con la meta de fomentar la colaboración entre científicos e ingenieros que trabajan por el desarrollo de la energía de fusión, sea en la disciplina científica o técnica o en el área de materiales, ingeniería y desarrollo de los componentes de la fusión nuclear.

Los anfitriones españoles de la conferencia de este año anunciaron que "el simposio se enfoca tanto en los dispositivos de fusión de corto plazo como en las tecnologías de los reactores a largo plazo, con una especial atención a la ciencia, la ingeniería, los experimentos, las instalaciones, modelado, los análisis, el diseño y la seguridad". El programa incluyó presentaciones de connotados científicos involucrados en la investigación de la energía de fusión en Corea del Sur, China, Japón, Rusia, India, Estados Unidos y Europa, como también de los líderes del proyecto Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER, por sus siglas en inglés). El simposio está acompañado de una Exposición Industrial y un Foro Industrial enfocados en el proyecto ITER propiamente, y de reuniones por satélite y mesas de trabajo sobre cobertores de cerámica, tecnología del berilio, y cobertores líquidos.

Hasta ahora los medios de comunicación han publicado pocas noticias sobre las discusiones ocurridas en el simposio, aparte de que Osuma Motojima, quien encabeza el proyecto ITER, informó allí que, el ITER no comenzará a funcionar en el 2020 como estaba planeado, sino más bien alrededor del 2023. Aunque se mencionaron las complejidades de tal proyecto internacional (Europa como anfitrión financía el 45% y el resto lo comparten por partes iguales Estados Unidos, Rusia, Japón, Corea del Sur, India y China), el factor decisivo de qué tan rápido se puede desarrollar la energía de fusión y se generalice su uso, es una cuestión política.

En comentarios que hizo Lyndon LaRouche el pasado jueves 19, enfatizó que "si no se tiene en la perspectiva de futuro la energía termonuclear, ¡la humanidad no tiene futuro!" El señor LaRouche destacó también que desde su participación en la Fundación de la Energía de Fusión en la década de 1970, ha habido una disipación en la concentración de recursos intelectuales y financieros para lograr los avances necesarios en la tecnología de fusión, globalmente. Recientemente, el señor LaRouche y el Equipo de Investigación Científica de LaRouchePAC lanzaron una iniciativa para darle vigor al necesario diálogo internacional para impulsar un cambio de paradigma económico basado en la fusión nuclear de alta temperatura en el planeta, con la publicación del informe "Nuclear NAWAPA XXI: Gateway to the Fusion Economy". [1]