Resultado de las elecciones en Alemania: otro gran desastre

24 de septiembre de 2013

24 de septiembre de 2013 — Si el resultado final de las elecciones generales en Alemania este 22 de septiembre fuera la formación de una nueva Gran Coalición entre los Demócratas Cristianos (CDU) y los Social Demócratas (SPD), probablemente sería la peor de todas las opciones: ambos partidos respaldan firmemente tanto los rescates externos como los rescates internos, donde el SPD tiene una postura aún más supranacionalista que la alianza del CDU con los Social Cristianos (CSU). Dicha coalición que controlaría 503 de 630 curules, podría cambiar fácilmente la constitución y llevar a cabo todo tipo de operaciones sucias, si así lo requiere la oligarquía financiera.

El segundo peor desastre sería una coalición tripartita entre el SPD, los Verdes y Linke que en conjunto tienen 319 curules en el Bundestag (parlamento) recientemente electo; o una coalición CDU-Verdes (con 374 curules combinados). Que nadie se llame a engaños: todos estos son escenarios que llevan unos más directamente que otros a una catástrofe económica y política, dado que todos los partidos en el Bundestag están a favor del euro, a favor de todos los rescates de la banca depredadora, en contra de la energía nuclear y a favor de las energías "renovables", en contra de la cultura clásica y en contra de la ciencia. El único partido que representa algo real que le ofrece un mejor futuro a Alemania y a los alemanes, es el BüeSo, y desafortunadamente no va a estar en el nuevo Bundestag.

Pero la realidad no es estática: ninguno de los partidos en el Bundestag tienen una respuesta ante la crisis profunda y van a cometer errores; por ejemplo cuando se plantee el rescate interno, muchos si no es que todos los alemanes que votaron por alguno de estos partidos, se van a jalar los cabellos cuando vean que vaciaron sus cuentas en los bancos. Y esta va a ser también la situación cuando muchos, si no es que todos los que votaron a favor del nuevo partido dizque "antieuro", Alternativa (AfD) miren sus cuentas bancarias, que, después de los rescates internos, van a estar tan vacías como las cabezas de los políticos de los partidos tradicionales.

En términos de porcentajes: la coalición CDU-CSU recibió 42.5%; el SPD, 25.7%; Linke 8.6%; los Verdes 8.4%; el FDP solo 4.8% y por lo tanto quedó fuera del parlamento; AfD 4.8% y no entró. Nótese que un 15.7% de los que fueron a las casillas de votaciones a votar, no votaron por ninguno de los partidos en el Bundestag, y un 29.5% del total del electorado no fue a votar en absoluto. Esto significa que los partidos del Bundestag solo representan al 55% del electorado nacional. En Alemania, los políticos se han alienado a la población y viceversa.