Obama desafía el principio de soberanía

25 de septiembre de 2013

25 de septiembre de 2013 — Enfrentado a un mundo y a un pueblo estadounidense que ya no se inclinan fácilmente ante sus mandatos, el Presidente Obama utilizó su discurso hoy ante la Asamblea General de la ONU para descartar la soberanía por ser limitante y confirmó con furia la supuesta necesidad de amenazar y usar la fuerza militar, ya sea unilateral o multitaleralmente en contra de otras naciones. De hecho, apretó el puño y casi golpea el estrado antes de recuperar el control sobre sí mismo cuando dijo que "si, algunas veces... se puede requerir el uso multilateral de la fuerza militar".

El dogma de su mentor Tony Blair, el llamado "Derecho a Proteger" sostuvo todo su discurso. Obama alegó que las Naciones Unidas están ahora sometidas a prueba frente a si deben intervenir en los conflictos internos de las naciones y de ser necesario usar la fuerza "para evitar atrocidades en masa", citando como ejemplos los casos de Siria y Libia. De modo petulante defendió su "disposición a ordenar un ataque limitado en contra del gobierno de Assad", y alegó que fue esa amenaza lo que hizo que se involucrara el Consejo de Seguridad, e insistió en que tiene que haber una resolución fuerte del Consejo de Seguridad que incluya "consecuencias" si no se adhieren al acuerdo sobre armas químicas. Despotricó que era "un insulto a la razón humana y la legitimidad de esta institución" insistir que alguien distinto al gobierno de Assad pudo haber usado armas químicas, una afirmación que se equipara a su cuestionamiento de que pudiera haber alguien que realmente pudiera creer que la situación en Libia pudiera estar mejor si no se hubiera derrocado a Gadafi, a pesar de la muerte del embajador Chris Steven.

Adoptando el tono de hablar de Dick Cheney, Obama pronunció que los Estados Unidos de América están "preparados para usar todos los elementos en nuestro poder, incluyendo la fuerza militar, para asegurar" sus intereses fundamentales en el Medio Oriente y el Norte de África, y afirmo que "siempre que sea posible... vamos a respetar la soberanía de las naciones", pero se emprenderán acciones directas cuando sea necesario.

Sin embargo, obligado por la nueva geometría que se está desarrollando en el mundo después de que fue forzado a darle marcha atrás al ataque que había ordenado en contra de Siria, Obama tuvo que reconocer en su discurso que su gobierno va a "ensayar" la posibilidad de lograr un acuerdo diplomático sobre el programa nuclear de Irán, y anunció que había instruido al Secretario de Estado Kerry para que inicie pláticas con el gobierno iraní.