Pelea por la Glass-Steagall en Suiza, resoluciones e histeria

27 de septiembre de 2013

24 de septiembre de 2013 — La pelea en Suiza por una separación de los bancos al estilo de la Glass-Steagall, ahora está llegando a su punto de ebullición, en tanto la Asociación Bancaria Suiza se vio forzada a salir públicamente y atacar la legislación propuesta sobre separación de los bancos en Suiza, en el momento en que se consolida un grupo de fuerzas políticas para asegurar que se apruebe.

1. El impopular grupo de presión de la banca suiza ataca la separación de los bancos

En una entrevista que le dio al periódico Tagesanzeiger, Patrick Odier, presidente de la Asociación Bancaria Suiza, atacó la iniciativa bipartidista (SP-SVP) que busca la separación de los bancos, y la reacción por parte de los lectores a esto fue en un 99% negativa.

"Una mayoría compuesta por el SP y el SVP quiere eliminar el problema de los 'bancos demasiado grandes para quebrar'. ¿Son suficientes las regulaciones actuales?", preguntó el periodista, y Odier respondió que los bancos suizos redujeron enormemente las inversiones bancarias y la operaciones por cuenta propia, como también han mejorado su tasa de apalancamientos. Sin embargo, "no se puede excluir que haya un rescate por parte del Estado" con las actuales regulaciones. Más aún, Odier dijo que hay que solucionar esto de los bancos sin usar el dinero de los contribuyentes (refiriéndose a un 'rescate interno', aunque no le llamara de esa manera). Muy contradictorio.

La abrumadora mayoría de los comentarios hechos por los lectores fue en rechazo a los argumentos de Odier. Algunos lectores se refirieron a las directrices de la agencia estatal Finma —que anunció la posibilidad de realizar un 'rescate interno', con el dinero de los depositantes, al estilo Chipre— y comentan que si prepararon las directrices debe ser por algo, o sea, una posible insolvencia.

Un cierto Rainer Apel escribió: "Herr Odier está en lo correcto sobre el hecho de que incluso los pequeños bancos pueden desatar grandes crisis: miren el IKB en el 2007 en Alemania. Pero ¿qué hacemos con la burbuja de derivados? Esto requiere de un sistema de separación de los bancos, preferiblemente como la versión original de la Glass-Steagall. Y por cierto, eso es lo que están impulsando tres iniciativas en el Congreso de Estados Unidos, la de Mccain/Warren, la de Harkin y la de Kaptur/Jones. Si tienen éxito, Europa se va a tener que adaptar".

2. Suiza: Se consolida la alianza por la separación de los bancos

El 19 de septiembre, la alianza entre los Social Demócratas (SP) y el Partido Popular Suizo (PPS) avanzó un paso más allá, al introducir dos mociones casi idénticas que piden la separación de los bancos. Ambas dan lineamientos al gobierno (Concejo Federal) para producir un proyecto de ley. Ambos tienen 4 puntos que son idénticos, mientras que el del SPP tiene un punto adicional. Los cuatro puntos idénticos son los siguientes:

"Le encargamos al Concejo Federal que prepare un proyecto de ley para resolver el problema de los 'bancos demasiado grandes para quebrar', de acuerdo a los siguiente lineamientos:

"1. La separación fundamental de la gerencia de capital y los bancos comerciales por un lado, y los bancos corretaje de inversiones [Eigenhandel] por otro lado.

"2. Los bancos comerciales y de gerencia de capital se encargan de ahorro, crédito y negocios comerciales.

"3. Los bancos comerciales y de gerencia de capital no deben participar en corretaje de inversiones, pero pueden manejar emisiones de obligaciones de acciones y obligaciones clásicas (bonos) con el propósito de financiar compañías, así como títulos de deuda federal, cantonal y comunal.

"4. Los bancos comerciales y de gerencia de capital suizos no tendrán relaciones de crédito con sus subsidiarias extrajeras, que operan en corretaje de inversiones".

La moción del PPS, incluye en el punto 4, sucursales "nacionales" junto con "extranjeras". El 5to punto de su moción pide que haya una proporción de 6% de compensación de capital sin riesgo. El SP tiene una moción aparte, que propone una proporción de 10%.

El grupo de presión bancario, como era de esperarse, está reaccionando con enorme nerviosismo. El periódico Neue Zuericher Zeitung por alguna razón alucinó que se hace una concesión a los bancos de inversión.

Por el contrario, Sergio Ermotti, jefe del UBS, decidió declarar la guerra en una entrevista que le dio a la revista sobre economía L'Agefi. Aunque aparentemente la razón de la entrevista eran las ganancias del UBS provenientes de la inversión en Vodafone, sus comentarios se redujeron a un ataque a la iniciativa por la separación de los bancos, y en particular, un ataque al dirigente del PPS, Christoph Blocher. En vista de esas ganancias financieras, dijo Ermotti, se puede entender porqué la gente que desea fortalecer los centros financieros suizos y a sus bancos, siguen impulsando la separación de los bancos. Se quejó de que "fundamentalmente, es también, difícil, llevar a cabo una discusión profesional sobre ese asunto".

Al mencionar los prometedores acontecimientos suizos, en el contexto de una discusión sobre la pelea por la Glass-Steagall, Lyndon LaRouche señaló que los suizos se están saliendo, "ya no van a continuar con eso. Saben que no podrán sobrevivir si siguen como van. La economía suiza y la sociedad suiza son diferentes; el modo en que reaccionan es distinto al del resto de Europa".

Suiza no es miembro de la zona del euro.