Obama envió a un sicario económico a supervisar que se imponga el "paquete de ayuda" genocida a Detroit

30 de septiembre de 2013

30 de septiembre de 2013 — El 27 de septiembre, el director del Consejo Nacional de Economía de Obama, Gene Sperling, envió al sicario económico Don Graves, que es el director ejecutivo del Consejo sobre Empleos y Competitividad de Obama, —que promueve bajos sueldos y competitividad— para supervisar el paquete de ayuda genocida para Detroit del gobierno de Obama, que suma un total de solo $300 millones de dólares.

Luego del nombramiento hubo una reunión de dos horas a puerta cerrada, en Detroit, entre miembros del quipo de Obama que incluía a Sperling, al fiscal general Eric Holder y al secretario de vivienda Shaun Donovan, con Kevin Orr, el Fuehrer de Detroit que funge de administrador de emergencia, el gobernador de Michigan, Rick Snyder, el alcalde de Detroit, Dave Bing alcalde y "líderes comunitarios".

El paquete de $300 millones de dólares, que incluye la ayuda federal, estatal y privada, es un chiste macabro. De $100 a $150 millones de dólares (la mitad del total) es dinero para demoler las casas abandonadas y algunos edificios, complementado con la renovación de algunas casas y construcciones mínimas en el vecindario. Todo esto a nombre de acabar con el deterioro urbano. Detroit tiene 70,000 casas vacías abandonadas, suficientes casas vacías para darle hogar a toda la población de ciudades como San Louis, Missouri, o Pittsburgh, Pennsylvania. Tiene además 80,000 terrenos baldíos, en los que no hay construcción alguna, unas 20 millas cuadradas de terreno desocupado. Si derrumban las 70,000 casas vacías y abandonadas, puesto que el paquete de ayuda no contempla casi nada para construir nuevas casas, entonces Detroit va a tener el asombroso total de 150,000 terrenos baldíos. Esto destruye a Detroit, dando la posibilidad de que secciones completas de la ciudad sean eliminadas, que es lo que han exigido algunos financieros de Wall Street.

El paquete de ayuda incluye $140 millones de dólares para financiamiento del tránsito, y $3 millones de dólares del Departamento de Justicia para contratar más funcionarios de policía, establecer una patrulla de bicicleta, y respaldar los programas juveniles contra la violencia. Una fuente informó que esto es financiamiento suficiente para 10 nuevos funcionarios de policía.

Pero tan desastroso como esto, es el hecho de que el programa va a ser administrado por Don Graves y por el Consejo Administrativo de Empleos y Competitividad de Obama, que el propio Obama creó en febrero del 2009, para crear efectivamente puestos de trabajo esclavo, utilizando aquí la categoría de la "competitividad". Graves es el director ejecutivo del grupo, y el presidente del grupo es Jeffrey Immelt, el presidente de General Electric, que él convirtió en una de las mayores operaciones del mercado de derivados en el mundo. El presidente anterior fue Paul Volcker, de la infame regla de Volcker. Otro miembro del Consejo es Richard Parsons, que es presidente de la junta directiva del Citigroup.

Esta es la ciudad de Detroit que desde 1950 ha perdido la mitad de su población.

Lo que se tiene que hacer es cancelar los pagos que tiene que hacer Detroit anualmente de $107 millones de dólares por los criminales contratos de permuta (swap) en tasas de interés, en el contexto de la implementación de la Ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt y del NAWAPA XXI termonuclear [1]. Esto es lo que Bill Roberts y el Comité Político de LaRouchePAC han estado proponiendo. Lee el folleto "Detroit - Arsenal of Democracy, or Test-Case for Fascism" [2], y el video "Detroit: Test Case for Genocide" [3] (ambos en inglés).