La Troika sale de Grecia mientras se finaliza el golpe de Estado

2 de octubre de 2013

2 de octubre de 2013 — Los supervisores de la Troika (Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) [1] abandonaron Atenas. Aunque las razones oficiales son que las pláticas habían llegado a un "punto muerto" sobre la cuestión del superávit primario del próximo año y la privatización de las industrias de defensa y el gigante metalúrgico LARCO, se sospecha que quieren estar fuera del país hasta que se complete el golpe de estado político que está en marcha ahora en Grecia. El periódico Kathimerini [2], cita "fuentes" que informan que esperan que regresen para fines de octubre, para cuando se espera que ya se haya formado el nuevo gobierno.

El periódico informa que ya están en marcha planes para reducir los salarios y las pensiones, aumentar los impuestos, cerrar compañías paraestatales y realizar despidos masivos.

Parece que las demandas de la Troika sobre cómo deben proceder las privatizaciones, no tienen precedente. Exigen que primero se liquide la compañía y se despida a todos los trabajadores, y después se venda la empresa. Un caso ejemplar ilustrativo es la privatización de la estatal Compañía General Minera y Metalúrgica (LARCO) [3], que es una de las principales empresas mineras y procesadoras de ferroníquel a nivel mundial. El gobierno ya ha capitulado sobre la liquidación de la compañía y ha disminuido su fuerza de trabajo en miles. La compañía se va a reformar, pero no solo ya sin su fuerza de trabajo sino también su deuda, para lanzarla al mercado para fines de febrero de 2014. Los propietarios nuevos no van a tener ninguna obligación de conservar ninguno de los puestos de trabajo y van a ser libres de contratar una nueva fuerza de trabajo, pagándoles los salarios más bajos que puedan. Estos planes no solo han causado una revuelta entre los trabajadores sino que también entre los acreedores griegos de la compañía, es decir los bancos, que van a enfrentar perdidas.

Esta y otras medidas van a tener que pasar por el parlamento y forzar su aprobación en los próximos dos trimestres, de ahí la necesidad de un golpe de Estado político.

Las llamadas "reformas" universitarias han hecho que maestros, estudiantes, personal administrativo y hasta los rectores se declaren en huelga, ya que las "reformas" exigen el despido de 1,349 o más de tres cuartas partes del personal administrativo de las universidades técnicas del país, que son las mejores universidades en Grecia. Solo la Universidad Técnica de Atenas tiene más de 65,000 estudiantes. Los recortes de personal van a volver imposible la administración de las escuelas. Un representante de EIR se reunió recientemente con el rector de una de las escuelas, quien estaba totalmente alarmado por la decisión política. Advirtió que esta política prácticamente va a destruir las universidades seleccionadas y va a acrecentar el ya catastrófico desempleo juvenil del 64%.

El gobierno ha amenazado a los rectores en huelga con cargos por "abandono del trabajo", con los cuales se les puede suspender y hasta encarcelar.

Mientras tanto, la economía sigue hundiéndose. La contracción en las ventas al menudeo en Grecia se aceleró en julio en comparación con el mes anterior, según los datos del servicio de estadísticas ELSTAT, dados a conocer ayer. La caída de julio se produjo a pesar de que era temporada alta de turismo. Las ventas al menudeo en volumen se contrajeron 14.0% este año en comparación con el año anterior, después de una contracción ajustada del 8.0% en junio. Fue la mayor contracción en tres meses. Las ventas al menudeo por volumen se redujeron 12% en el 2012, lo que coloca la contracción total del sector en 34% entre 2009 y 2012.