Así es, Virginia, los derivados están de primeros en la fila de los rescates

6 de junio de 2013

5 de junio de 2013 — La conmoción con la que se han encontrado los organizadores de LaRouchePAC tanto en Estados Unidos como internacionalmente, al dar a conocer que la maniobra de rescates internos de los británicos (como la Dodd-Frank) claramente coloca a los derivados financieros primeros en la fila para que con la resolución bancaria sean rescatados, es en cierto modo un poco insincera. ¿Cuál es la sorpresa? Evidentemente esto es lo que ha estado sucediendo desde la crisis del 2008. Solo miren el hecho de que, a pesar de la implosión financiera, el total de derivados a nivel mundial ha crecido de manera estable en un estimado de $1,500 billones de dólares entre el 2008 y el 2012. Es claro que los derivados estaban primeros en la fila, de hecho, o esto nunca hubiera sucedido. En lugar de eso, se habría visto un "des-apalancamiento" o la evaporación que los hubiera llevado a $1000 billones o a $500 billones, o a cero quizás. Pero en vez de eso, la burbuja de derivados se "re-apalancó" mediante el saqueo genocida de la economía física que hemos estado documentando.

Lo que está en marcha con la ley Dodd-Frank y la estrategia del Banco de Inglaterra y la FDIC de Estados Unidos (Corporación Federal de Seguros a los Depósitos) de rescates internos, es simplemente una codificación de la esa práctica criminal ya existente, el mejor modo de tener a todos sus patos en fila para el caos que ellos saben se aproxima. Así, se encuentran con una editorial en la versión electrónica del Wall Street Journal del 3 de junio, escrito por el profesor David Skeel de la Universidad de Pennsylvania, quien públicamente admite precisamente que así es la cosa. Skeel hace referencia a "una nueva estrategia —que llaman 'punto de entrada único— que fue diseñado por la FDIC, con ayuda de los bancos gigantes, para implementar sus facultades de reorganización" bancaria.[1] Skeels señala: "Aunque la estrategia es bastante ingeniosa... tiene una serie de problemas, de los cuales el menor es que esencialmente rescata los derivados de los bancos y otras deudas de corto plazo. La FDIC ha señalado que tiene la intención de asegurarse que estas obligaciones se paguen en su totalidad. Pero incluso si la reorganización [de un banco insolvente] funcionara como tienen planeado, haría muy poco para cambiar la posición dominante de los bancos en problemas y sus pares. Los bancos en problema serían reestructurados parcialmente, pero por otro lado se mantendría el pequeño club de bancos dominantes incluso después de haber quebrado".

Le faltó a Skeels señalar en este artículo el papel central del Banco de Inglaterra de concebir la estrategia, pero si escribe acerca de la confabulación para aprobar la ley Dodd-Frank en otros lugares. En su informe de investigación de Octubre del 2010, "Entendiendo la Ley Dodd-Frank y sus Consecuencias (involuntarias)" [2], Skeels señala que el papel de la intervención del Gobierno para salvar las mayores instituciones financieras además de la naturaleza arbitraria de la intervención ad ho (concretamente "escogiendo" a cuáles acreedores salvar) tiene un precedente histórico. "Históricamente, este tipo de colaboración entre el gobierno y las grandes empresas se ha llamado corporativismo", escribe Skeels.

Enlaces:

[1] http://online.wsj.com/article/SB10001424127887323744604578473311486924532.html

[2] http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1690979