Los demócratas guardan silencio cómplice sobre la hambruna provocada por Obama

5 de noviembre de 2013

5 de noviembre de 2013 — Barack Obama, según sabemos por el libro Doubling Down publicado el 1 de noviembre, le dijo a un grupo de asesores a principios del 2012 que "soy muy bueno matando gente". El tema eran los ataques con aviones robot (drones), pero el que lo haya admitido no debe de sorprender a nadie.

Un año antes, Obama le había aconsejado enérgicamente a los demócratas del Congreso que siguieran cubriendo el pago de ayuda a los estados para pagarle a los maestros mediante el recorte en los fondos de la Ley de Estímulos, la cual había aumentado los desembolsos desde el 2009 para cubrir los cupones para alimentos. A pesar del hecho de que la utilización de los cupones para alimentos sigue aumentando desesperadamente junto con la pobreza (en el 2009 fueron 33 millones, en el 2010, 37 millones, en el 2011, 42 millones, en el 2012 45 millones y en el 2013, 48 millones) Obama también le ha pedido a los demócratas que reduzcan los fondos para los cupones para alimentos a fin de cubrir la ampliación del Medicaid, como parte de su plan Obamacare asesino.

Por lo tanto para fines de octubre de este año se agotaron esos fondos. Dependiendo de las negociaciones en la Cámara de Representantes y el Senado sobre el proyecto de ley agrícola, los cupones para alimentos pudieran reducirse hasta en $11 mil millones este año, de los $80 mil millones del programa anual. Se suponía que el financiamiento de la Ley de Estímulos, como lo editorializa el Los Angeles Times, iba a tener un aumento debido al ajuste con el costo de vida de cinco años que iba a permitir que los cupones para alimentos estuvieran a la par con la inflación; ni siquiera se tenía previsto el crecimiento constante de la pobreza y la depresión económica. Ahora los están eliminando, cuando hay 5 millones más de estadounidenses oficialmente en estado de pobreza en comparación con los que había inicialmente y con aumento aproximado en los precios de los alimentos de entre 12 y 13%, incluso en los alimentos más baratos.

El resultado va a ser la hambruna. El mismo Departamento de Agricultura, a través de su vocero Kevin Concannon (subsecretario para Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor) dijo que los recortes en los cupones para alimentos del 1 de noviembre, "con toda certeza van a dar como resultado que los inscritos van a tener que saltarse una de sus comidas" y "para 7 millones de estadounidenses, las estampillas para alimentos son su única fuente de ingreso... Es un enorme desafío para esas familias". [!] El ingreso nacional promedio para una familia que usa cupones para alimentos es de $11,000 dólares al año. En un estado deprimido, Alabama, más de 900,000 personas, casi una de cada 5 habitantes, se van a ver afectadas por el recorte, según el periódico Andalucia Star (del Condado de Covington). El recorte es de $1.50 a $1.39 por persona por alimento.

En general se sabe que en la cuarta semana de noviembre (la semana del Día de Acción de Gracias) los bancos de alimentos se van a ver inundados con personas que no tienen alimentos que comer. Pero Concannon dijo que los bancos de alimentos locales no están preparados para fungir como parachoques de esta tragedia. Entonces, ¿POR QUE el Secretario de Agricultura Vilsack, cuando lo entrevistaron por una hora en C-SPAN el 3 de noviembre, ni siquiera sugirió que se restituyeran los recortes, ni siquiera cuando describía este impacto en el nivel de nutrición? Se le preguntó a Vilsack: "El desempleo en el 2009 fue de 8.4% con tendencia al alza, y había 33 millones de estadounidenses con cupones para alimentos; en el 2013 es de 7.2% con tendencia a la baja y hay 48 millones de estadounidenses con cupones para alimentos; ¿por qué es esto? Vilsack dejó en claro que no se han relajado los requerimientos, y de hecho, dijo que la Casa Blanca ha lanzado una campaña nacional para reducir el "fraude con los cupones para alimentos" por parte de individuos y empresas. Aparte de esto no dio ninguna otra razón e incluso alegó que "se han creado siete millones de nuevos empleos en el sector privado al año, o en dos años, creo..."

La razón por la cual ningún demócrata en Washington DC, está haciendo llamados por el restablecimiento de los recortes que pronto ocasionarán víctimas, es que es un recorte que promueve Obama. Como el mismo se jactó "soy muy bueno matando gente".