El asesinato de Mehsud pudiera deteriorar más las relaciones paquistano-E.U.

5 de noviembre de 2013

4 de noviembre de 2013 — El Primer Ministro de Paquistán, Nawaz Sharif, dijo hoy a su regreso de su viaje a Washington que Pakistán enfrenta desafíos internos y externos. El primer ministro Sharif dejó en claro que no estaba en los intereses de Pakistan el asesinato del líder del Tehrik e Talibán Pakistán (TTP), Hakimullah Mehsud, con un ataque con drones solo 18 horas antes de que se reuniera con la delegación paquistaní en las pláticas de paz que estaban en marcha. "Se acabaron los tiempos cuando nuestras políticas de seguridad nacional se determinaban con llamadas telefónicas del extranjero", dijo. Agregó que la democracia en el país se ha fortalecido. Estas declaraciones las dio mientras se dirigía al público para asistía de observadores en unos ejercicios militares del Ejército de Pakistán.

Mientras que el partido político Jamaat-e-Islami, que está a favor de los saudíes, alega que Mehsud y sus seguidores son mártires, el presidente afgano Hamid Karzai criticó el momento del ataque estadounidense con drones que mató al líder del Talibán paquistaní. Durante su reunión con una delegación del Congreso estadounidense que estaba de visita, les dijo que el ataque con drones "ocurrió en un momento inoportuno", informó la declaración que dio a conocer su despacho el 3 de noviembre.

Además de los problemas nuevos que va a tener que enfrentar Islamabad para calmar a los rebeldes combatientes del TTP, el incidente pudiera agriar aún más las relaciones paquistano-estadounidenses. Las autoridades paquistaníes creen que el gobierno de Obama deliberadamente llevó a cabo este ataque violento con el fin de crear más problemas internos dentro de Pakistán.