Memo filtrado muestra que en mayo del 2010 le advirtieron a Obama que no podría implementar el Obamacare

5 de noviembre de 2013

4 de noviembre de 2013 — Un memorando del 11 de mayo de 2010, dirigido a Larry Summers, el entonces jefe del Consejo Nacional de Economía de Obama, advertía que los equipos de la Casa Blanca y el Departamento de Salud y Servicios Humanos no iban a poder implementar el plan nacional de servicios de salud. Pero, concluye el diario Washington Post en un largo informe investigativo, Obama decidió ignorar el consejo de que se necesitan expertos en negocios más capacitados para supervisar su instrumentación y en vez de esto le confió todo el proyecto a una serie de operativos políticos, empezando con Nancy Anne DeParle, la "zarina para reformas a la salud" de Obama, quien supervisó la redacción de la legislación.

El Washington Post obtuvo una copia del memorando de parte del Dr. David Cutler [1], un profesor de Harvard, que era uno de los "consejeros de confianza" de la Casa Blanca sobre la planificación del Obamacare. Cutler escribe:

"Le escribo para transmitirle mi preocupación sobre la forma en que el gobierno está instrumentando la nueva legislación sobre reforma a los servicios de salud. Me preocupa que el personal y los procesos establecidos no están a la altura de la tarea, y que producto de esto, la reforma a los servicios de salud no tendrá éxito". También dijo que escribió el memorando a instancias de miembros del gobierno de Obama, quienes al igual que otros expertos en servicios de salud, todos concordaban en que ya para ese entonces, mayo del 2010, se necesitaban "acciones urgentes" para evitar un desastre en la instrumentación del sistema nacional de salud.

Sin embargo, es difícil de creer el argumento del artículo del Post en el sentido de que Summers, junto con Peter Orzag, entonces director de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) y el doctor nazi Ezekiel Emanuel (hermano del jefe de personal de la Casa blanca Rahm Emanuel), todos coincidieron con Cutler, pero que no tuvieron el suficiente poder político como para contrarrestar la influencia de Nancy DeParle y otros asesores de Obama y hacer que la instrumentación de los "cambios" en el programa se le entregara a los expertos en negocios.

DeParle tiene credenciales nazis por su propia cuenta, como lo ha venido documentando LPAC desde el 2009. Es experta en negar tratamientos médicos usando medidas de austeridad. Fue directora de la Corporación Cerner, una de las principales compañías de registros médicos electrónicos. Cuando DeParle estaba en Cerner, implementó un programa piloto en el condado Cook, Illinois, relacionado a la cobertura de los pacientes indigentes. Bajo el programa Cerner, los doctores, trabajadores farmacéuticos y demás, recibían bonificaciones si reducían los costos y les negaban servicios y medicamentos a estos pacientes pobres. Se dice que uno de los principales doctores en el programa logró sacar $400,000 en bonificaciones en el 2008.

Otro memorando en el informe del Washington Post de parte de la firma contratista sobre tecnología de la información, CGI Federal, de agosto del 2013, muestra que el software para el portal electrónico de venta de pólizas y otros trabajos de ejecución solo estaba un 55% terminado.

Sin embargo no se le hicieron correcciones a la instrumentación del plan o a la fecha en que el público se iba a empezar a inscribir.

Ahora están surgiendo preguntas sobre si las demoras que están sufriendo las personas al querer asegurarse no son más que parte del esquema de Obama para liquidar más población norteamericana.