China busca una estrategia militar asimétrica para disuadir a Estados Unidos

6 de noviembre de 2013

5 de noviembre de 2013 — Al igual que Rusia, China también está en medio de preparativos de guerra por si se viera envuelta en una confrontación con una alianza agresiva de Estados Unidos, Japón y Australia, y quizá otros países. China, en vez de depender de una confrontación frontal total con fuerzas hostiles, está buscando una estrategia asimétrica que ponga de blanco lo que ellos perciben son los flancos débiles de EU, dado que no se hace ilusiones de que sus fuerzas armadas convencionales pudieran enfrentarse con éxito a las de Estados Unidos. Loro Horta, graduado del curso para oficiales de alta graduación en la Universidad de la Defensa Nacional del Ejército Popular de Liberación, así como también de la Escuela de Posgrado Naval de EU y de la Universidad de la Defensa Nacional de EU, describe esta estrategia en un artículo, que apareció primero en el la versión en línea de Yale Global el 17 de octubre y se reprodujo después en el South China Morning Post del 5 de noviembre.

Horta se refiere al misil balístico DF-21A de China, el misil antibarcos "destructor de portaaviones"que ha causado un gran debate en los círculos militares occidentales. Advierte que verlo como caso aislado es un error porque de hecho, es parte componente de una estrategia de guerra asimétrica más amplia que incluye también submarinos, buques de ataque rápido, sistemas antimisiles y un gran número de misiles terrestres tanto del tipo crucero como balísticos. "La cuestión no es si EU es capaz de contrarrestar un sistema en particular o no, sino si es capaz de apreciar la naturaleza de una estrategia asimétrica a todos los niveles del dominio del espacio de combate" escribe Horta.

Horta sugiere que esta estrategia puede tener un efecto positivo en el sentido de que China y EU se estarían disuadiendo mutuamente. Tienen demasiados intereses importantes en común, destaca, incluyendo su interdependencia económica, que pudiera reducir la probabilidad de tensiones. "Sin embargo, debe recordarse, en ambas guerras mundiales del siglo anterior, Alemania era el principal socio comercial de Gran Bretaña" concluyó.