Un indicador de la creciente alianza China-India-Rusia, y por qué

11 de noviembre de 2013

11 de noviembre de 2013 — Según un informe en The Russia and India Report, un diario por Internet, existen crecientes indicios de que China, India y Rusia cada vez estrechan más sus relaciones, con la intención de jugar un papel más sustancial en la arena internacional. Durante la reciente visita a China del Primer Ministro de India, Manmohan Singh, dice el informe, la declaración del Primer Ministro chino Li Keqiang de que la amistad bilateral más importante en el mundo es la de China e India representa un cambio significativo de parte de China a fin de impulsar la cooperación triangular.

El informe dice que este viraje tectónico en la posición de China frente a India deriva de ciertas realidades en el terreno. Para empezar, dice, la enorme presencia de la infantería de Marina de EU en Darwin, Australia, está orientada específicamente contra Beijín. Por lo tanto el liderato de China se ha inclinado a tratar de neutralizar los planes estadounidenses conteniendo sus ambiciones en la zona Asia Pacífico. Beijing se da cuenta de que no importa que tan poderosos se vuelvan, por sí mismos no va a poder enfrentarse al poderío combinado de Estados Unidos, India y Japón, con Taiwán, ASEAN y Australia prestándoles un apoyo clave. Solo si se alían con India y Rusia, cree el ingenioso Han, pueden poner en jaque los esfuerzos estadounidenses por cobrar una posición dominante en la región, dice el informe.

El informe destaca que en términos más generales, China e India no son enemigos naturales y luego de que Beijín ha abandonado el comunismo desde por allá por los 1970, tampoco son enemigos ideológicos. Si India acepta el hecho de que está enganchada a una línea trazada por los colonialistas británicos cruzando los Himalayas —quienes tenían la intención de destruir las civilizaciones de ambos lados— la paz duradera puede volver a los Himalayas.

Además, dice el informe, mucha de la actividad económica importante se está originando ahora en Asia. Las grandes noticias recientes de Beijín son la firma de un tratado petrolero por $85 mil millones entre Rusia y China. Están pendientes más acuerdos gigantes, en tanto que Rusia prepara oleoductos transcontinentales que alimenten las economías voraces del Este. Otro importante hecho derivado de una alianza China-India-Rusia sería que le daría más vida a la aletargada Organización para la Cooperación Shangai (OCS). A diferencia del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que es un grupo económico, la SCO tiene el potencial de convertirse en una alianza militar al estilo OTAN que podría proteger a Eurasia del aventurerismo occidental o islámico, dice el informe.