Obama se robó los fondos del SNAP para dárselos al programa "No dejemos ningún niño atrás" de Michelle

13 de noviembre de 2013

12 de noviembre de 2013 — Sigue aumentando la indignación ante la total falta de compasión de Obama ante el clamor de los pobres de esta nación. Además del robo de los fondos para los cupones para alimentos del Programa de Asistencia de Alimentación Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés) reportado la semana pasada —para ayuda en el empleo de maestros y en la expansión del Medicaid, el programa de atención médica a los más desamparados— hoy se informa que el gran 'O' también robó $1,500 MILLONES de los fondos extras del SNAP para darlos al programa que lleva la firma de su esposa, Healthy, Hunger-Free Kids ("Vamos adelante"). Según informe del New York Post, Obama dijo en ese entonces: "Parte del financiamiento [para el programa de Michelle] proviene de reducir temporalmente los aumentos en los beneficios para cupones para alimentos. Yo me comprometo a trabajar con [el Congreso] para restablecer estos fondos en un futuro".

Así que, igual que con el programa de austeridad del embargo presupuestario, Obama de nuevo trató de culpar a los republicanos por los recortes mortales de los cuales él es el responsable.

Después, en el estado "natal" de Obama, Illinois, se publicó un informe en el State Journal Register conectado al gobierno, donde se destacan los apuros de los pobres de las zonas suburbanas y rurales. "El crecimiento de la pobreza en los suburbios occidentales [anteriormente acomodados] de Chicago no tiene precedentes" dijo el Journal, que ha aumentado en un 70% desde el crac del 2008, lo que ha dado como resultado que "más individuos... tengan que recurrir a los bancos de alimentos por primera vez en su vida".

El informe destaca la dificultad existente hasta para siquiera obtener la certificación para recibir el SNAP, en tal modo que el director de un banco de alimentos hasta ha arreglado que"un experto" le ayude a las personas empobrecidas a poder superar los obstáculos burocráticos. "Es verdaderamente difícil obtener el SNAP" le dijo al Journal Paula La Fond, directora de Community Harvest Food Pantry de Morton. "Muchas personas que califican no lo obtienen. Es muy difícil llenar todos los formularios".

Por último, una declaración de Abby Liebman, directora del programa nacional del banco de alimentos judío Mazon, que la hizo ell 21 de octubre, antes de que entraran en efecto los recortes, se sigue reproduciendo en los medios informativos regionales, el último de los cuales fue en el Greensburg Daily News de Indiana. En este, Liebman afirma que el llamado proyecto de Ley Agrícola debería de llamarse "proyecto de Ley de Alimentos" dado que su contenido podría significar "la diferencia entre poder poner alimentos sobre la mesa o pasar hambre". Después, de la misma forma en que lo hizo recientemente el Sarasota Herald Tribune de Florida, Liebman cita la "Libertad para vivir sin penuria" de las Cuatro Libertades de F. D. Roosevelt, diciendo que "el entendió que la falta de acceso a una nutrición básica socava la capacidad de la gente para gozar de otros derechos fundamentales".

"Es un escándalo que nuestros legisladores hayan hecho tan poco desde entonces por cumplir con la promesa de ser 'libres de la penuria"', dijo Liebman, "sin embargo los lideres estadounidenses... se niegan obcecadamente a hacerle frente al hambre creciente en los Estados Unidos".