La visita de Kerry a Egipto pone de relieve la división con la Casa Blanca

19 de noviembre de 2013

19 de noviembre de 2013 — En un artículo publicado en el portal electrónico de The Daily Beast [1] el 18 de noviembre, el veterano corresponsal Josh Rogin destaca la creciente división en el gobierno de Obama entre el Departamento de Estado y el Pentágono por un lado y Susan Rice en el Consejo Nacional de Seguridad por el otro. Según Rogin, poco antes del reciente viaje de Kerry a el Cairo (3 de noviembre), como parte de una gira más amplia por el Medio Oriente, Rice le dio instrucciones para que hiciera pronunciamientos públicos severos criticando al gobierno egipcio por haber sometido a juicio al Presidente depuesto Mohammed Morsi. No solo ignoró Kerry las órdenes de Rice sino que nunca mencionó a Morsi o al juicio durante sus apariciones públicas y privadas.

Después de la visita, Rice salió con una fuerte declaración pública atacando al gobierno egipcio a la vez que Kerry elogiaba al jefe de gobierno, general al-Sissi y a los egipcios por avanzar claramente "rumbo a la democracia". El 13 de noviembre, los tribunales egipcios levantaron el estado de emergencia. Egipto está en las fases finales de la redacción de una nueva constitución, la cual se va a someter a referendo. Después del referendo, habrá elecciones parlamentarias y después presidenciales.

Según Rogin, "la división ahora pública se ha venido cocinando tras bambalinas durante meses e ilustra las diferencias notables sobre la política para Egipto entre la Casa Blanca y el Departamento de Estado". Varios funcionarios del gobierno no identificados por nombre entrevistados por Rogin confirmaron que el Departamento de Estado y el Pentágono están enfrentados a la Casa Blanca en varios temas políticos. Si Kerry y el Secretario de la Defensa Chuck Hagel se salen con la suya, no se va a reducir en absoluto la ayuda militar a Egipto. Rice está buscando una reducción bastante más significativa. El 13 de noviembre durante su discurso en el Foro Ideas Aspen en Washington hizo comentarios muy duros en contra de las fuerzas armadas de Egipto.

El informe de Rogin sobre la posición de línea dura de Rice es consistente con la entrevista televisiva del 16 de noviembre del vocero presidencial egipcio Ahmed El-Muslimani, quien dijo que la Oficina de Preceptos de la Hermandad Musulmana estaba negociando con el gobierno interino su participación en el gabinete después del derrocamiento de Morsi, pero que por presiones de Washington, habían abandonado las negociaciones y en vez de esto continuaron con las protestas públicas a las cuales finalmente le puso fin el Ejército.

Rogin también destacó que la división entre Rice, y Kerry y Hagel, sobre Egipto, sigue siendo una fuente de caos porque el presidente Obama no ha podido influir en la disputa, o establecer claramente su propia política. Fuentes en el Cairo le dijeron a Rogin que ni siquiera le han dicho al gobierno interino cuales son los pasos necesarios que debe tomar para que se restablezca totalmente la ayuda militar.