Golpe institucional de Obama pone fin al filibusterismo. Con Biden quedan como mentirosos e hipócritas

23 de noviembre de 2013

 

22 de noviembre de 2013 –- Este jueves 21 de noviembre, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, por órdenes de la Casa Blanca de Obama, ejecutó un flagrante asalto a la Constitución de Estados Unidos, imponiendo por mayoría simple un cambio en las normas del Senado para acabar con el filibusterismo contra los nombramientos del ejecutivo federal, con la excepción de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia. Con una votación de 52 contra 48, el Senado cambió los normas de votación y le dio efectivamente a Obama más poderes dictatoriales con la llamada "opción nuclear", es decir, la aprobación por mayoría simple. En el 2005, cuando Bush y Cheney trataron de asestar el mismo golpe, un grupo bipartidista de 14 senadores, encabezados por Robert Byrd y John Warner, impidieron el intento. En esa ocasión, los senadores Joe Biden y Barack Obama atacaron la maniobra de Cheney y Bush y la calificaron de un plan para imponer la tiranía de la mayoría en una violación patente al espíritu y la letra de la Constitución.

Biden

En la votación del jueves 21, tres senadores demócratas prominentes, Carl Levin, de Michigan, Mark Pryor, de Arkansas, y Joe Manchin de Virginia Occidental, rompieron con Obama para oponerse al descarado "zarpazo al poder" que destruyó una tradición de 226 años de filibusterismo. Durante el acalorado debate, Levin hizo un vigoroso ataque a la maniobra para destruir la norma del filibusterismo, citando a nadie más que al vicepresidente Joe Biden, quien se opuso al ataque de los republicanos contra el filibusterismo en el 2005. Los comentarios que hizo Biden, captados en un video de CSpan sobre su discurso de 2005, ha circulado como virus por Internet.

Un emotivo senador Biden, dijo entonces que "estamos a punto de romper las normas para cambiar las normas. No se puede cambiar las normas del Senado por mayoría simple del voto". Biden se jactó de que en los 32 años que había estado en el Senado, los parlamentarios habían impedido todos los intentos de hacer algo que no estuviese de acuerdo a las normas, pero ahora Cheney había escrito nuevas normas. "Miren al vicepresidente [Cheney]... El va a dictar el fallo, que es un engaño. Un engaño a las normas... Lo que realmente sucede aquí es que la mayoría no quiere oir lo que tienen que decir los demás, aunque sea la verdad... La 'opción nuclear' abandona el sentimiento estadounidense del juego limpio... Le digo a mis amigos del lado republicano, ustedes tienen el campo ahora, pero no lo van a tener por siempre. Ruego a Dios, que cuando los demócratas regresen a tomar el control, no hamos el tipo de zarpazo al poder que ustedes hacen ahora".

Video de los comentarios de Biden, en inglés. [1]

Obama

Obama también es un mentiroso, y CNN ha estado reproduciendo extractos de su intervención en ese debate del 2005 en oposición al rompimiento con la tradición del filibusterismo. En ese entonces, el senador Obama dijo:

"Todos en ésta cámara saben que si la mayoría decide acabar con el filibusterismo, si deciden cambiar las reglas y ponerle fin al debate democrático, entonces la pelea y el resentimiento y el atascamiento solo se pondrán peor" (énfasis nuestro).

"Insto a mis colegas republicanos a no seguir adelante con el cambio de estas reglas... Lo que no esperan [los estadounidenses] es que un partido, sea demócrata o republicano, cambia las reglas a mitad del juego, para que puedan ellos tomar todas las decisiones, mientras que se le dice al otro partido que se siente y guarde silencio", dijo el entonces senador Obama.

Ayer, Nerobama hizo una aparición en la Casa Blanca donde se regodeó y elogió el golpe final al filibusterismo, y dijo: "El voto de hoy, creo yo, es una señal de que una mayoría de senadores cree como creo yo que ya basta...

"Ya no se utiliza de manera responsable para gobernar. Se utiliza más bien como una herramienta imprudente e implacable para machacar todos los asuntos hasta detenerlos. Eso no es lo que se proponían nuestros fundadores, y ciertamente no es lo que nuestro país necesita ahora mismo".

Anoche durante una reunión con colegas, Lyndon LaRouche reiteró lo que podría ser el destino de Obama muy pronto:

"Obama se está hundiendo y ya no le queda mucha longevidad política. La videoconferencia del pasado viernes [15 de noviembre], donde se detalló la desintegración de Estados Unidos bajo Obama, tuvo una gran parte en propiciar el derrumbe acelerado de Obama.

"Va de salida. La cuestión es cuando y cómo será derrumbado".