Obama Decide entrenar a Al-Qaeda

23 de noviembre de 2013

23 de noviembre de 2013 — La publicación Defense News lo ha confirmado y se ha publicado en el Lybia Herald, que el gobierno de Obama ha decidido proporcionar entrenamiento básico de combate a las fuerzas armadas libias. Según el vocero del Pentágono, coronel Steve Warren, Estados Unidos se prepara para brindar entrenamiento a unos 5,000 a 8,000 efectivos. Desde mediados de septiembre, el gobierno búlgaro anunció que habían aprobado la solicitud del gobierno estadounidense para entrenar hasta 8,000 soldados libios en dos bases militares del país. Según el almirante William McRaven, comandante del Comando de Operaciones Especiales de EU (SOCOM, por sus siglas en inglés), también hay planes aparte para entrenar una unidad antiterrorista.

Como lo ha informado desde hace tiempo LaRouche PAC, el viceministro de Defensa y jefe de la Guardia Nacional de Libia, es Khalid al-Sharif. Khalid al-Sharif es el subjefe de la organización afiliada a Al-Qaeda, Grupo Combatiente Islámico Libio.

El 25 de octubre, el periódico israelí Haaretz publicó un artículo [1] que decía lo siguiente: "Si no fuese suficiente la extraña y compleja conexión entre el gobierno y las milicias y la total dependencia de éstas de la buena voluntad del primero, uno podría regresar a enero de 2013, cuando [el primer ministro libio Ali] Zeidan nombró a Khaled al-Sharif como vice ministro de Defensa. Sharif era el segundo del emir de las fuerzas de Al-Qaida en Libia, y fue antes uno de los operativos clave de Al-Qaida en Afganistán. Luego del ataque estadounidense en Afganistán en 2001, Sharif voló a Pakistán, donde permaneció hasta el 2003. Luego fue extraditado y entregado a los estadounidenses, quienes lo tuvieron durante dos años antes de entregarlo a Gadafi. Sharif fue liberado en 2010, encarcelado un año después y liberado de nuevo luego de la revolución, cuando estableció la Guardia Nacional con nadie más que Abdel-Hakim Belhaj, el otrora compañero de celda de Sharif y supuesto jefe libio de Al-Qaida".

Cuando el primer ministro Ali Zeidan fue secuestrado por el Cuarto de Operaciones Revolucionarias de Libia, según el New York Times fue Khalid al-Sharif quien supuestamente negoció su liberación. El artículo de Haaretz antes mencionado dice que el jefe del Cuarto de Operaciones Revolucionarias de Libia, el jeque Shaban Masoud Ahdieh, era la mano derecha de Abu Anas al-Libi, el líder de Al-Qaeda arrestado por las fuerzas especiales de Estados Unidos a principios de octubre.

Luego de los enfrentamientos recientes en Trípoli, el 15 de noviembre, que resultó en la muerte de 43 personas y 460 heridos, resultó que fue Khalid al-Sharif, quien de acuerdo al Libya Herald ordenó al Concejo Local de Trípoli demoler todos los edificios pertenecientes a los funcionarios del régimen de Gadafi en el distrito de Gharghour, desde los cuales las fuerzas de Misratan le habían disparado a los manifestantes. La decisión (número 14328-38) fue emitida el 17 de noviembre según los informes, luego de "una serie de reuniones con muchos funcionarios y gente influyente de Trípoli".

Las preguntas que se plantean entonces son: ¿No ha hecho ya Obama suficiente daño colaborando con el Grupo Combatiente Islámico Libio afiliado a Al-Qaeda para derrocar a Gadafi? ¿Le va a permitir el Congreso de Estados Unidos a Obama ahora entrenar un ejército que es patente lo dirigen los operativos de Al-Qaeda, Khalid al-Sharif y Abdel Hakim Belhadj? ¿Son las fuerzas armadas de Estados Unidos tan insensatas como para proceder con esta empresa suicida?