Antonio Maria Costa: No a la legalización del narcotráfico. ¡Enjuiciemos al sistema bancario!

25 de noviembre de 2013

25 de noviembre de 2013 — Antonio Maria Costa, ex director de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por siglas en inglés), atacó violentamente los argumentos a favor de legalizar las drogas en la entrevista que le hizo CNN el 6 de noviembre. La entrevista estaba diseñada —utilizando las últimas matanzas entre carteles mexicanos de la cocaína— para promover el tema del programa Opinión de CNN del 5 de noviembre, titulado "Paremos la guerra a las drogas" escrito por el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan y el ex presidente brasileño Henrique Cardoso.

Costa, después de subrayar sin rodeos que las matanzas en México (10,000 entre enero y julio de este año), son entre carteles e instigadas por la corrupción local, pasó a la ofensiva: "El segundo pilar, que yo diría es la acusación más seria en contra del sistema bancario, dejado de lado lo que sucedió en la crisis del 2008 [la desintegración financiera -ed.], es la enorme cantidad de lavado de dinero del narcotráfico que pasa por los canales legítimos a través de bancos bien conocidos. Ustedes recordarán el caso del Banco Wachovia, enjuiciado en el 2010 y encontrado culpable de lavar varios cientos, $484 mil millones, miles de millones de dólares que entraban a Estados Unidos. Lo mismo con el Citibank. Lo mismo más recientemente con el HSBC. Los nombres más prestigiados en la banca están involucrados y coludidos".

Cuando el reportero de CNN trató de rebatirlo con que "Kofi Annan y una plétora de ex presidentes latinoamericanos ahora dicen 'pongámosle fin a la guerra a las drogas; legalicémosla o descriminalicémosla, y pongamos esto en la esfera de los servicios de salud pública' ", Costa respondió: "Ciertamente estoy de acuerdo con la noción de no criminalizar o penalizar a los adictos. Son personas enfermas que necesitan ser hospitalizadas; no enviadas a prisión. Pero ciertamente, soy muy duro y firme en contra de los traficantes: en contra de quienes extraen miles de millones, miles de millones del sufrimiento y el dolor de los que en realidad son adictos".

Las declaraciones contundentes de Costa se produjeron en medio de otro acontecimiento estratégico que todavía no ha llegado a los titulares de los noticieros. Rusia, con el respaldo de China, está buscando poner en el orden del día internacional que el Consejo de Seguridad de la ONU sancione una campaña enérgica en contra del narcotráfico. El fracaso total de la OTAN para enfrentar el crecimiento en la producción de heroína en Afganistán, que aumentó 40 veces del 2001 a la fecha, con su presencia militar masiva y ahora con su próximo retiro, ha provocado una revuelta latente que exige acciones en contra de la economía de la heroína. Viktor Ivanov, director de la Agencia Federal de Control de Drogas de Rusia, anunció recientemente que Rusia va a poner esto en la programa de la reunión del G-8 para junio del 2014 en Sochi.

Dentro de Estados Unidos, una explosión de adicción a la heroína, entre las vecindades de clase media supuestamente acomodadas, más el debate sobre la debacle de la OTAN en Afganistán y su legado de auge en la heroína, ha abierto las puertas a una creciente colaboración entre EU y Rusia en contra del alcance global de la heroína producida en Afganistán. Como sucedió con Siria e Irán, esta colaboración EU-Rusia tiene que emprenderla ahora en contra del sistema bancario criminal que protege los billones de dólares acumulados por décadas de narcotráfico, ya sea de cocaína o de heroína.

El experto en inteligencia financiera ruso, Konstantin Sorokin destacó en entrevista con Executive Intelligence Review del 6 de septiembre [1] que es clave la colaboración EU-Rusia para derrotar a los carteles de la droga y sus banqueros, y por lo tanto a la campaña en pro de la legalización.