Juez federal de NY dice que el gobierno contribuyó al desastre hipotecario, ... con la derogación de la Glass-Steagall

25 de noviembre de 2013

Juez federal de NY dice que el gobierno contribuyó al desastre hipotecario, entre otras cosas con la derogación de la Glass-Steagall

25 de noviembre de 2013 — El juez Jed Rakoff, un importante juez federal del Distrito Sur de Nueva York, y exjefe de la unidad antifraude de la oficina del Procurador General de la República para el mismo distrito, opinó que se debe perseguir a los banqueros que cometen fraude, y si se les encuentra culpables, enviarlos a prisión y no entiende por qué no está sucediendo esto. El 12 de noviembre, dio un discurso en una reunión de abogados mercantiles en Nueva York (el Financial Times subió el texto preparado completo y se puede ver aquí [1] en inglés), en donde teoriza sobre por qué no se está persiguiendo a los banqueros y hace añicos los argumentos del Departamento de Justicia de por qué no encausaron a los banqueros causantes del crac financiero del 2008.

Una de las razones que da de por qué los fiscales no están tras los banqueros, es el papel que tuvo el mismo gobierno en crear la crisis:

"El gobierno tuvo que ver con la creación de las condiciones que fomentaron la aprobación de las hipotecas dudosas. Fue el gobierno, en la forma del Congreso, que derogó la Glass-Steagall, permitiendo así que ciertos bancos que anteriormente habían visto las hipotecas como una fuente de ingreso por tasas de intereses, en vez de esto se vieran profundamente involucrados en la burzatilización de canastas de hipotecas con el fin de obtener las ganancias mucho más grandes provenientes del corretaje bursatil. Fue el gobierno, tanto en su forma ejecutiva como legislativa, el que promovió la desregulación, debilitando así el poder y la capacidad de supervisión no solo de la SEC (Comisión de Valores) sino también de supervisores bancarios tan diversos como el OTS y el OCC. Fue el gobierno, en la forma de la Reserva Federal, el que mantuvo las tasas de interés bajas con el fin de promover las hipotecas. Fue el gobierno, en la forma ejecutiva, el que instó fuertemente a los bancos para que les hicieran préstamos a personas con bajos ingresos, que anteriormente se pudieron haber considerado como demasiado riesgosas como para concederles una hipoteca. Fue el gobierno, en la forma de las entidades patrocinadas por el gobierno conocidas como Fannie Mae y Freddie Mac, el que ayudó a crear el mercado por un tiempo insaciable de valores respaldados por hipotecas. Y fue el gobierno, de una manera bastante generalizada, el que accedió a la tendencia siempre creciente a no exigir documentación significativa como condición para obtener una hipoteca, con frecuencia oponiéndose en este respecto a las regulaciones estatales diseñadas para garantizar una mayor calidad hipotecaria y la capacidad de pagar de los recipientes del préstamo. El resultado de todo esto fueron las hipotecas que después se conocieron como préstamos 'mentirosos' ".

La profunda participación del gobierno tanto en la creación de la crisis como en su resultado "al crear las condiciones que iban a llevar a dicho fraude" le daría "mucho que pensar a un fiscal prudente sobre si enjuiciar al gerente general que, con cierta justicia, pudiera alegar que solo estaba haciendo lo que él honestamente creía que el gobierno quería que hiciera".

Sin embargo, Ratkoff no dio el paso consecuente, que hubiera sido sugerir que si el Presidente en funciones que está llevando a cabo esta política se niega, a través de su Procurador General, a perseguir a los banqueros que cometieron dichos fraudes, debe el mismo ser llevado a que rinda cuentas mediante su enjuiciamiento político y sacado de su cargo usando las disposiciones apropiadas en la Constitución de E.U.

Nike Air Max 270