Exitosa conferencia de EIR en la UNI de Lima: “¿La economía transatlántica en bancarrota? Soluciones a la crisis”.

27 de noviembre de 2013

27 de noviembre de 2013 — A pesar de todos los obstáculos que pusieron en el sendero quienes no querían que la voz de LaRouche se escuchara en la prestigiosa Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) del Perú —o en ningún lado— se realizó hoy una exitosa videoconferencia con el respaldo de las autoridades docentes, que congregó a 50 estudiantes y maestros para escuchar sobre la crisis internacional y qué hacer al respecto. Manos invisibles y otras no tanto, intentaron impedir el evento hasta el último momento, cuando de manera demasiado coincidente se arruinó el cableado eléctrico hacia el auditorio debido a un corto circuito (aparentemente intencional) la noche anterior al evento. Las reparaciones de última hora salvaron el acto que se inició con casi media hora de retraso.

El evento estuvo auspiciado por la revista Executive Intelligence Review, la UNI y el Departamento de Ingeniería Económica y Ciencias Sociales de la UNI. El profesor de la UNI, Luis Vásquez Medina, dirigente del movimiento larouchista en Perú, hizo la presentación de la conferencia y de los ponentes. Dennis Small, director de EIR para Iberoamérica, hizo la exposición de la destrucción de la economía de Estados Unidos utilizando una serie de gráficos para presentar el cambio de paradigma que ocurrió tras la muerte de Franklin Roosevelt y luego con el asesinato de John Kennedy, y explicó la solución programática de Lyndon LaRouche en base a la reinstitución de la Glass-Steagall y el renacimiento del paradigma anterior a 1963. Small se refirió al título del estudio programático de Perú publicado por EIR, "Perú, el reto que Dios le puso a los ingenieros", para señalar el hecho de que la capacidad única del hombre de la creatividad deliberada le permite conocer y forjar el futuro, incluso frente a grandes retos como los que plantea la difícil geografía peruana.

El ex candidato presidencial francés, Jacques Cheminade, presentó el panorama de Europa y puso de relieve que los casos de Grecia y Portugal son el espejo al que se dirige no solo el resto de Europa sino toda la región transatlántica, y de ahí la urgencia de las propuestas de LaRouche. Cheminade inició y concluyó su ponencia destacando el reciente llamado del Papa Francisco en su primera exhortación apostólica, quien señala que los jefes de Estado del mundo han perdido la noción de "solidaridad y progreso", y se han entregado a una economía que mata a la población y está sometida a la idolatría del dinero. Cheminade señaló que la exhortación del Papa refleja de muchas maneras diversos señalamientos anteriores de LaRouche. A partir de esto, Cheminade hizo un repaso de la situación en la que está postrada Europa actualmente, y explicó por qué solo la propuesta de LaRouche puede remediar la situación.

Luego siguió un período de preguntas y respuestas que fueron todas muy centradas, por parte del público, sobre el programa integral que requiere una crisis que se manifiesta como una crisis generalizada. Sobre el tipo de reformas políticas que requiere Francia y Europa en general para instrumentar la Glass-Steagall. Sobre Estados Unidos: Si Obama hace lo que Bush pero al cuadrado, ¿existe entonces una dictadura en Estados Unidos? Sobre el futuro del euro. Sobre las consecuencias de la reforma financiera que propone LaRouche y la eliminación de la burbuja financiera, y sobre el avance de la energía de fusión nuclear y de qué manera se pondría al alcance de todo el mundo.